CUQUIS HERNÁNDEZ
CUQUIS HERNÁNDEZ

De la hueva a Living la vida loca y la emoción lagrimera

En la escuelita del Congreso local, este jueves los diputados dieron muestras de que…. de todo hay en la viña del Señor y de que en la diversidad se puede dar de todo, como en botica.

Peeeero hay quienes se exceden en su afán de llamar la atención, como la morenista Alma Gloria Dávila Luévano, quien pasó el martes de convertirse en víctima del regaño episcopal por el que casi sale excomulgada, por votar derechos muuuy pero muy modernos para sus creencias religiosas, a ser la alumna regañada por incumplir de plano, con sus tareas legislativas y por lo que resultó como alumna castigada y casi puesta en la esquina con orejotas, porque, según ella misma aceptó la reprimenda y la observación, no está al día en las clases y, según la evidenciaron, es de las que no asiste a las reuniones de las comisiones legislativas en las que casi nunca hay quórum, para discutir los asuntos antes de llevarlos al pleno, cosa que, estimado lector, no es ninguna novedad, porque es lo mismo que estén en las sesiones distraídos y a plática y plática, menos en lo que deben, que es atender las participaciones de sus compañeros en tribuna.

En el caso que le ocupó este jueves, Alma Dávila evidenció que se la pasa en el recreo y no entra a clases, pues en el caso de las solicitudes de cuatro municipios para endeudarse, no estuvo en las reuniones previas porque… ¡no le avisaron! Para eso está el WhatsApp, reclamó para justificarse. Además, dijo que hablará con su flamante equipo de trabajo, porque la invitación seguramente llegó a deshora de oficina y del horario de la secretaria, por lo que el documento se traspapeló.

En actitud de despiste total, la morenista justificó todo lo que pudo haber reprobado este examen, por lo que ofreció hablar y resolver, aunque el raspón ya se lo había dado por jugar de más a la hora del recreo.

Todo comenzó porque votó en contra de la solicitud del ayuntamiento de Jerez, no así de Tepechitlán, Monte Escobedo y Miguel Auza, para adquirir un préstamo para innovación tecnológica.  La frase “con mucho respeto diputada” se oyó decir por al menos dos de sus compañeros, quienes le recordaron que para conocer a fondo de los asuntos, existen las reuniones de trabajo previas de las comisiones. Alma aceptó el regaño, pero de este tema no se enteró, y demostró que tampoco estaba al día de otros que se trataron en esta jornada.

Y ya para no verse tan mal, Alma contó aquella historia del rey que se dejó engañar por sus más fieles consejeros que le ofrecieron la tela más fina del mundo y que desató las burlas porque en realidad estaba desnudo. Ello, para concluir que dichos empréstitos para la renovación de tecnología energética estaban desfasados y pidió además discutir el tema el tiempo necesario, porque para eso son legisladores y tienen esa responsabilidad antes de votar. Eduardo Rodríguez, enterado como mostró estar del asunto, le recordó que si los municipios recurren a esa forma de endeudamiento es porque “la 4T nos tiene doblados”.

De la feria de Medrano y Living la vida loca

Y el tan llevado y traído tema de la “tranza” de la feria por la que acabó tan mal lo que prometía ser una de las mejores de la historia por la calidad de artistas, si no fuera por la empresa que logró que Ricky Martin dejara vestidos y alborotados a miles y miles, volvió a tratarse en tribuna y rematado por Juan Mendoza quien, haciendo alusión a aquella canción de finales de los noventas que puso en los escenarios internacionales al famoso cantante y causó un verdadero boom, Living la vida loca, de la que recordó un estribillo de la pegajosa canción: “La reina de la noche, la diosa del vudú, yo no podré salvarme, podrás salvarte tú”, que bien pudo, dijo, aplicarse a todo este enredo y escándalo en que terminó la feria, un asunto que debería tomarse en serio, ya que no se trata, dijo, de cualquier embrollo, sino de uno que involucra, ni máaas ni menos, recursos públicos, y tiene además que ver con la rendición de cuentas y la transparencia.

Es un tema, dijo, que huele mal, a simulación, a pantalla y que ofende el sentido común de los zacatecanos.

Mendoza, con un tono de gracia que causó algunas risas y hasta carcajadas, recordó que “hasta en las fiestas de mi rancho los organizadores reaccionan más rápido y, a falta de un artista, traen el tamborazo” y en esta cuestión, dijo, ninguno –o sea nadie– ha reparado en esa solución. En todo caso, consideró que Benjamín Medrano bien hubiera podido llenar sus ansias novilleriles de querer ser artista, “artistilla” y haberse presentado ante los 20 mil espectadores que quedaron desilusionados. Y así, puso el tema a la reflexión por los muchos detalles del caso, que acabó “en un estercolero e hizo soltar materia fecal por todos lados”… La pregunta sería si los diputados solaparán el asunto o le entrarán para que se aclare porque, como dijo Omar Carrera, el fiscal Francisco Murillo se hubiera visto bien poniendo las esposas a Medrano.

Emociones y elogios

Total, que antes de esos tan divertidos asuntos generales regalados por los diputados en esta jornada legislativa de jueves, otra diputada que afirmó emocionarse según, hasta las lágrimas, aunque su expresión no fuera acorde a sus sentimientos, fue Karla Valdez,  quien se deshizo en elogios para su compañera Emma Lisset López Murillo, por presentar el proyecto de decreto para reformar la Ley Estatal para la Atención y Protección a personas con la condición del espectro autista, que en el estado no tiene siquiera mínimo registro de quienes lo padecen. Y “me queda claro tu compromiso”, y “estoy convencida de tu compromiso…”, le dijo. Aunque aceptó que no alcance el presupuesto para este tipo de enfermedades casi olvidadas en Zacatecas, insistió: “mi reconocimiento, mi admiración y mi respeto”.


Los comentarios están cerrados.