ALBERTO MORONES | NTRZACATECAS.COM
ALBERTO MORONES | NTRZACATECAS.COM

Zacatecas.- Sigifredo Noriega Barceló, obispo de la Diócesis de Zacatecas negó que fuera cierta la denuncia que realizó la diputada Alma Gloria Dávila Luévano, con respecto a supuesto hostigamiento y amedrentación a su madre por él y otros representantes de la iglesia católica.

Luego que la legisladora declaró en tribuna que, a raíz de su postura respecto la despenalización del aborto, su madre recibió llamadas de hostigamiento por un sacerdote y el obispo, que amedrentaron con que su defensa en estos temas traería ‘maldiciones venideras’ a las siguientes generaciones familiares; sentenció ser mentira y “la mentira no construye, solo destruye”.

Aseguró que el desconoce a la madre de la diputada, ni tiene acercamiento con ella o algún otro de sus familiares; sin embargo, “nunca en mi cabeza ha pasado hacerle daño a nadie, amenazar a nadie, amedrentar u hostigar a nadie y espero que en lo que quede de mi vida, nunca hacerlo; creo yo en el respeto a las personas”, aseveró.

Expuso que en estos tiempo lo que se requiere es sanar el tejido social, en lo que se refiere a la confianza, construcción de la paz, de relaciones humanas ‘más humanizadas’; donde la mentira no contribuye.


Nuestros lectores comentan