CUQUIS HERNÁNDEZ
CUQUIS HERNÁNDEZ

Elogios, hurras, vivas y bravos para Miranda

A Jorge Miranda Castro, secretario de Finanzas, sólo le faltó ser sacado en hombros por los diputados del Congreso local, a donde acudió para comparecer ante el pleno legislativo.

Y se fue del Congreso refrendado casi como ídolo, si no del pueblo, sí de sus representantes, los parlamentarios locales, que se desvivieron en elogios, entre hurras, vivas, bravos y hasta aplausos. Vaaaya, todos quisieron tomarse la foto del recuerdo con él, por su “proeza” para sanear y mantener a raya las de por sí deterioradas finanzas del estado por herencias del pasado inmediato.

Así se desarrolló este miércoles, en el Vestíbulo del Congreso, la Glosa del Tercer Informe de Gobierno, donde tocó a Jorge Miranda, ahora con doctorado, la tercera parte de…, ya no de Los juegos del hambre, sino de alguna otra serie televisiva, de esas que conjuntan dramatismo y a la vez alegrías, y que tuvo, pues, muchos, muchos matices emocionales.

Y entre el bla bla bla de los foráneos y de casa, los representantes de los medios de comunicación, el cuchicheo, las risas, hasta las carcajadas y las interminables pláticas de los que tuvieron permiso de presenciar en vivo y a todo color la Glosa en el Vestíbulo, y entre el aromático y seductor olor a café que impregnó siempre el ambiente, además de las galletitas para todos, los cacahuates estilo japonés y los arándanos para los diputados, la tacita de café y las coquitas, el recinto legislativo, esta vez libre de manifestantes, se convirtió un tanto en el muro de las lamentaciones, por aquello de las muy malas noticias que llevaba a los parlamentarios Miranda Castro, por cierto, ya nada novedosas, sobre los recortes presupuestales que vienen para 2020 y que impactarán de manera tan severa que obligarán a realizar ajustes y, a todos, apretarse el cinturón, aunque el tema toral no fue ese, sino “el buen oficio” del tesorero “para no quejarse y sí resolver”, según los legisladores.

Y sí, la Glosa esta vez fue como el muro de las lamentaciones, de las que los diputados echaron la culpa completa a la 4T y a los legisladores federales zacatecanos que están “completamente sometidos” a ella –según dijeron ellos mismos–, pero también fue en un escenario libre de cuestionamientos “mala leche” o reproches para el funcionario invitado, y de breves informes románticos de los diputados sobre la triste situación económica, pero por otro lado, el manejo “eficiente” que ha dado y por el que, como los toreros, casi casi salió en hombros, o que, como el alumno bien portado de la escuelita, se graduó con honores.

Y así fue como, en un escenario muuuuy relajado y luego de presentar un breve informe de labores, el secretario de Alejandro Tello Cristerna fue elogiado en cada oportunidad por los 20 diputados que pidieron ser inscritos en la lista de oradores que intervinieron en cuatro bloques en esta Glosa, por la “excelente y destacada” labor para manejar los dineros del pueblo.

Y así fue como se escucharon una y otra vez los “bienvenido a esta casa de la democracia y de la participación ciudadana”, las felicitaciones reiteradas para el invitado, las solicitudes “encarecidas”, los “no hallo como agradecerle”, o “lo único que le pido y le suplico de corazón”, según expresiones de Karla Valdez, al mostrar su sentida preocupación por el tema de la salud.

Y se reiteraron los parabienes por el desempeño al frente de la secretaría y “por la estrategia perfectamente armada” para sanear las finanzas, luego de la gran tragedia generada por el ex gobernador Miguel Alonso bajo la complacencia de las legislaturas de su tiempo, y los buenos deseos: “no se canse, hay que seguirle echando ganas”, de Navidad Rayas y la reiterada disposición para ir a pelear a la Federación si es necesario para mejorar el presupuesto.

Y fue como en la escuelita, cuando alguno de los diputados le dijo a Jorge Miranda que llevara el mensaje de eficiencia y buen comportamiento a sus compañeros, los titulares de las distintas dependencias, como cuando la mamá hace comparativos entre los hijos para hacer entrar en razón a los rebeldes que le causan dolores de cabeza.

Y todos los diputados le dieron la cálida bienvenida al funcionario, que fue recibido entre aplausos; y aunque fue llamado por error “maestro”, por el presidente de la mesa directiva Pedro Martínez al presentarlo, luego fue refrendado como el “señor Doctor” en Finanzas que es.

Ello, según las conclusiones que terminaron en gracias por aquí y gracias por allá, en solicitudes de ayuda para que las cosas financieras sigan igual “con sus buenos oficios”, el respaldo para que siga por ese camino, y hasta celebrar “esta pacífica y tranquila comparecencia”, donde todo acabó como en cuento de hadas, con un “y vivieron felices para siempre”, unidos por la desgracia de los recortes.


Deja un comentario