Arrastrados

Desde la Legislatura llega al frasco de Veneno (cortesía de una parlamentaria serpiente) que, por primera vez en la glosa del Informe de Gobierno, la mayoría de los diputados se portó de lo lindo durante la comparecencia del secretario de Finanzas, Jorge Miranda. Más de uno (inclusive ellos mismos) se quedó con el ojo cuadrado de la actitud arrastrada, dicen, que tomaron varios de los legisladores, mientras que otros, si patalearon, luego hasta aplaudieron.

A comparación de lo mal que le fue al todavía secretario de Gobierno, Jehú Eduí Salas, Miranda salió bien librado y hasta con “mención honorífica”. Y cómo no, platican las víboras, si es el mero mero de los dineros y los ha manejado tan bien que, cuchichearon los diputados, esperan un bonito de aquellos que no recibió la hoy senadora Geovanna Bañuelos, uno de 100 mil pesitos.

 

Impuestos

Por cierto, ya entrados en impuestos (bien recabados, según diputados), nos llega al Serpentario el exceso que sigue cometiendo el personal de Seguridad Vial para recabar más y más recursos, todo bajo las órdenes del viajero director Oswaldo Caldera. Resulta que ahora los policías viales no esperan a que les caigan conductores ebrios, si no que van y los buscan a los Oxxo y a las colonias de la ciudad. Así como lo lee: aún y si usted no está conduciendo, pero sí bebiendo alcohol a un lado de su coche y en su casa, llega la grúa, le aplican alcoholímetro y se lo llevan.

Claro, la multa para sacar su automóvil puede llegar hasta los 12 mil pesos. El alcoholímetro, aplauden algunos, ha reducido el número de accidentes, pero el hecho de que lleguen hasta su domicilio donde está su coche estacionado, le revisen como si fuera delincuente y detengan su mueble, reclaman, es el mayor de los excesos. Todo sea por los impuestos.

 

Oro frijolero

Durante la visita del secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Manuel Villalobos, salpicaron las gotas de veneno. Frijoleros y la Unión de Ejidos se manifestaron para acusar a Fernando Galván porque, dicen, es juez y parte, los defiende y los hunde pues, además de actuar como líder, es un coyote hecho y derecho para la compra-venta del grano.

¿Y qué cree? La Unión de Ejidos también se quejó porque su líder, el mismísimo senador José Narro ahora mueve a los frijoleros y pretende que exijan recursos y atención y todo lo que sea posible, incluidos moches por el oro frijolero, luego de no lograr su jugosa parte con las mineras.

 

Desorganizados

Los sindicatos de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) se unieron al paro de más de 20 universidades del país para exigir al gobierno federal más recursos. Ha de recordar, estimado lector, que con la austeridad impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, las instituciones recibieron recortes significativos para el siguiente año. La UAZ, que no puede ni cerrar las quincenas que le quedan en 2019, se las ve negras para lo que viene.

Hacía tiempo que el STUAZ y el SPAUAZ no se juntaban ni en los pasillos; sin embargo, dicen las serpientes profesoras, el STUAZ, de Rafael Rodríguez Espino, reclamó que el SPAUAZ, de Pedro Martínez, hizo las cosas (como siempre) a medias, pues contados fueron los docentes que se presentaron a la manifestación, muchos se fueron pronto a los tacos, al café y a pasear por la ciudad, mientras el STUAZ destacó por su nivel de convocatoria y organización.

 

 


Deja un comentario