STAFF | NTRZACATECAS.COM
STAFF | NTRZACATECAS.COM

Las máquinas tragaperras es una de las modalidades más populares de los casinos en la actualidad. Una modalidad que ha sobrevivido al paso del tiempo gracias a su rápida adaptación al ámbito digital, ya que ha pasado desde los clásicos dispositivos mecánicos hasta los actuales dispositivos online. Las slots han recorrido un largo camino desde su nacimiento a finales del siglo XIX. En cada época histórica han aparecido diferentes versiones, como la Lucky Ladys Charm, y temáticas que han atraído a la mayoría de las culturales occidentales y orientales. Gracias a todo ello, las tragaperras se han consolidado como el juego favorito por los jugadores de todo el mundo.

Charles Fey inventó la primera máquina tragaperras de la historia en el año 1895. Este ingeniero de origen alemán instalado en la ciudad de San Francisco, considerado como el padre de las máquinas tragaperras, la bautizó como la Liberty Bell (Campana de la Libertad). Una primera máquina que tenía tres tambores en los cuales iban apareciendo cinco símbolos: herraduras de caballos, espadas, corazones, diamantes y las campanas de la libertad (símbolo que dio el nombre a este juego). La máquina se basó en el popular juego de lotería ‘Policy’ que tenía gran fama en esos tiempos. Esta slot revolucionó el mercado estadounidense y permitio a Charles Fey renunciar a su trabajo para abrir su propria fabrica de maquinas tragaperras. Hoy en día las máquinas de Slot sobrevivientes de esa época son consideradas rarezas para los coleccionistas en el mundo de las antigüedades.

La máquina tragaperras inventada por Charles Fey tuvo un gran éxito en Estados Unidos y pronto le salieron imitadores que copiaron el diseño del ingeniero alemán. Entre esos competidores destacó el nombre de Herbert Mills, un fabricante de Chicago que produjo la Operator Bell en 1907. En cualquier caso, todas estas nuevas slots comenzaron a instalarse en distintos establecimientos del país, como estancos, salones de juego o incluso barberías. Sin embargo, con la proliferación de las tragaperras también llegó la prohibición del juego por parte de numerosos estados norteamericanos. En ese contexto de restricciones aparecieron los clásicos símbolos de frutas, los cuales indicaban los diferentes sabores de los chicles que los jugadores podían conseguir en las partidas.

En la década de los años 40, el mafioso Benjamin “Bugsy” Siegel instaló las máquinas tragaperras en el hotel y casino Flamingo Las Vegas. La implantación de las slots en este establecimiento de juego tenía como objetivo distraer a las acompañantes de los hombres que jugaban en las clásicas mesas de juego. A pesar de ello, esta modalidad, que todavía contaba con un mecanismo sencillo de palanca, se acabó convirtiendo en una de las más importantes del complejo de ocio. A partir de los años 60, las compañías especializadas en las slots fueron introduciendo distintos elementos electromecánicos. Un salto tecnológico que relegó a la clásica palanca como un elemento decorativo en las tragaperras. La primera máquina electrónica se remonta a 1963,  creada por la empresa Bally Technologies. Las tragaperras comenzan a jugarse pulsando un botón en lugar de tirando la palanca y se creó por primera vez la opción de mantener ciertos rodillos para la próxima tirada.

Los avances tecnológicos han desembocado en la era digital con los casinos en línea. Hoy en día, los jugadores pueden disfrutar de las máquinas tragaperras desde la comodidad del hogar y en cualquier momento del día gracias a los dispositivos electrónicos con acceso a internet. Unas slots actuales que siguen inspirándose en los modelos tradicionales, pero que también han añadido nuevas temáticas y diseños para captar la atención de las nuevas generaciones. De esta forma, las tragaperras viven una segunda juventud en el ámbito digital, donde se han convertido en la modalidad más popular gracias a los dispositivos online.


Los comentarios están cerrados.