Cuquis Hernández
Cuquis Hernández

Frustrados y confundidos

Los diputados sesionaron este jueves en su casa, en el recinto legislativo, toda vez que han salido al Vestíbulo para realizar las comparecencias con motivo de la Glosa del informe de gobierno, hecho con el que el diputado Jesús Padilla Estrada, advirtió en sus “reflexiones” de asuntos generales que no está de acuerdo.

Tan no está conforme, –ya que en ese lugar, estimado lector, prácticamente todos los visitantes minimizan las reglas de comportamiento sin un control determinante por parte de los diputados, distrayendo así el objetivo de la Glosa que es el de cuestionar el actuar de los funcionarios, por lo que de plano Padilla dijo que no asistirá a ninguna, y en “franca” responsabilidad le pidió a Pedro Martínez, presidente de la mesa directiva, que le hagan los descuentos respectivos por las faltas que se le acumulen –a ver.

Entre el reparto de pastel, por el reciente cumpleaños de Edgar Viramontes, Padilla Estrada reiteró su desacuerdo, porque los funcionarios del gobierno declaran e informan lo que quieren, libertad que les da el formato utilizado; se les da “rienda suelta” para que prácticamente ellos manden –como en efecto ha ocurrido y ocurrió este miércoles, en la comparecencia del titular de Obras Públicas, quien dejó demasiaaadas preguntas en el aire.

Además, Padilla recordó algo que se debió hacer desde un inicio: obligar “a los secretarios del ramo respectivo” a rendir protesta para que digan la verdad, por lo que consideró necesario que rindan protesta antes de cada Glosa para que conduzcan sus dichos con la verdad.

Y…. el diputado pide algo casi imposible, se podría decir, un sueño guajiro, cuanto más por el formato en el que luego de las preguntas que hacen cinco diputados en cada bloque, 10 minutos no bastan a los funcionarios para que respondan, lo que les da la mayor ventaja de quedar en impunidad total.

La queja de Jesús Padilla fue secundada por su compañera Alma Gloria Dávila Luévano, quien casi hizo costumbre llegar muuuy tarde a las sesiones –esta vez registrando su asistencia a las 11:40–. Alma reiteró lo que ya dijo en otras ocasiones, que los funcionarios “con la mano en la cintura pueden responder lo que quieren”, por lo que se dijo partidaria de que se cambie el formato, ya que el actual es “poco serio” y las comparecencias no permiten cambiar la realidad en cada secretaría, por lo que pidió más candados para transparentar, más, el ejercicio gubernamental.

Siiiiiiin embargo, esa protesta ya recurrente se ha perdido entre las altas paredes del recinto, pues ningún otro legislador ha secundado el tema, ni se ha votado con “carácter de urgente y obvia resolución”, como han hecho los diputados para no acumular pendientes.

¿Quéeee dijooo?

En los asuntos generales, pasadas las 2 de la tarde, un considerable grupo de alumnos y maestros de la carrera de Ingeniería en Gestión Empresarial del Tecnológico de Fresnillo ingresaron al recinto legislativo, quién sabe a qué, invitados por el diputado Raúl Ulloa.

Karla Dejanira Valdez Espinoza tocó el escabroso desastre del domingo durante las elecciones internas de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), y la intromisión de servidores públicos. Alma Dávila, miembro de ese partido, aceptó “carajo”, que es un problema grave, sobre todo lo ocurrido en Guadalupe donde mientras adentro del lugar donde se desarrollaría la asamblea había unas 600 personas, afuera había mínimo 80 camiones de “acarreados”, ahora que “todo mundo quiere hacer que está en Morena”.

Luego, Luis Alexandro Esparza felicitó a Karla por “la valentía” de hacer este hecho público en tribuna, lugar que, dijo, sirve para denunciar, felicitar y….¡denostar! En una segunda sesión para aprobar tres dictámenes pendientes, para el voto final registró su presencia Mónica Borrego


Los comentarios están cerrados.