ALBERTO MORONES | NTRZACATECAS.COM
ALBERTO MORONES | NTRZACATECAS.COM

Zacatecas.– La posibilidad de que mujeres puedan convertirse en diaconisas y de que hombres casados puedan ser ordenados sacerdotes es “un tema que debe tratarse”, consideró Sigifredo Noriega Barceló, obispo de la Diócesis de Zacatecas.

Esto, luego de que el papa Francisco, durante la clausura del Sínodo de la Amazonía, pidiera reabrir el estudio de estas situaciones.

El obispo detalló que en la temática de evangelización se percibe como problema la falta de ministros ordenados, motivo por el que se puso a la discusión “volver al principio de la iglesia”, cuando hubo mujeres que ejercía el sacerdocio y no estaba implantado el celibato.

“Incluso el apóstol Pedro era casado, de los otros apóstoles no sabemos; entonces, el tema es cómo retomar eso 2 mil años después, a través de las diferentes experiencias que tiene la iglesia”.

Reconoció que lo expuesto por el papa es un tema que suscitará “desde reflexión hasta oposiciones”; sin embargo, “es algo que debe tratarse”.

Aunque dijo desconocer de manera precisa todos los puntos que retoma la propuesta, aseguró que “en Sínodos realizados en México ya empezamos a sugerir el tema de los diáconos casados”.

Entre los motivos que describió el sumo pontífice para el análisis de esta posibilidad, está el papel de la mujer en las decisiones de la Iglesia, para ir más allá de lo funcional.

Respecto al celibato sacerdotal, propuso «establecer criterios y disposiciones» para ordenar sacerdotes, hombres respetados y aceptados por sus comunidades, que podrían tener «familia legítimamente constituida y estable», en las zonas más remotas de la Amazonía.

ASÍ LO DIJO: “En Sínodos realizados en México ya empezamos a sugerir el tema de los diáconos casados”. Sigifredo Noriega Barceló, obispo de Zacatecas.


Los comentarios están cerrados.