XIMENA LOERA/NTRZACATECAS.COM
XIMENA LOERA/NTRZACATECAS.COM

Momentos de terror se vivieron en Valparaíso y Río Grande, al registrarse dos balaceras entre elementos de corporaciones policíacas y delincuentes, que dejaron varios muertos y armamento incautado.

En Valparaíso, el director de la Dirección de Seguridad Municipal (DSPM), Adalberto Ochoa Escamilla, y una policía fueron atacados en la zona centro cuando estaban a bordo de una patrulla.

Ochoa Escamilla murió producto de las heridas recibidas, mientras que la otra involucrada, pese a resultar ilesa, fue trasladada a recibir atención debido a una crisis nerviosa.

El alcalde Eleuterio Ramos Leal confirmó la muerte del titular de la DSPM, a quien calificó como un “gran hombre”, y dijo que atraviesan por “una situación crítica”.

Elementos de la Guardia Nacional (GN) se movilizaron en busca de los responsables, tras lo que localizaron, en El Vergel, un vehículo supuestamente relacionado con el ataque y un arma de fuego.

En Río Grande, un enfrentamiento entre elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP) y civiles armados causó la muerte de cuatro de los gatilleros.

Tras la refriega, ocurrida en el entronque a la comunidad Los Ramírez y la carretera a Torreón durante la madrugada, los efectivos incautaron un vehículo con reporte de robo, armamento y equipo táctico.

En Ojocaliente fue ejecutado un hombre de aproximadamente 20 años, cuyo cuerpo, que presentaba varios impactos de bala, fue localizado en la calle González Ortega, zona centro, a un costado de la Unidad Deportiva.

Además, la tarde–noche del viernes en la ranchería El Gijón, integrantes de la GN y la PEP aseguraron armas y varios vehículos presuntamente utilizados en actividades delictivas.


Los comentarios están cerrados.