TIEMPOS DE RECORDAR

Bien dicen que los males nunca vienen solos. En Zacatecas, la vuelta de Miguel Alonso al escenario reavivó lastres de su periodo como gobernador. Este fin de semana se dio a conocer que Alfonso Peschard, ex director de la SCT, fue denunciado ante la FGR por actos que recuerdan por qué el sexenio pasado fue bautizado como el de los “profesionales de la corrupción”.

Pagos a empresas inexistentes y uso ilegal de recursos federales (¿le suena?) se incluyen en la querella contra el también ex secretario de obras. Y con eso de que en estos mismos días por aquí pernoctó el presidente López Obrador, dicen que ya le llegó el fuerte olor de la cloaca que los priístas dejaron abierta en el estado.  Y eso que, advierten los venenosos, falta mucho por salir.

 

OTRO NIVEL

Pero en los Municipios no cantan mal las rancheras en pendientes con la justicia. La auditoría del estado, de Raúl Brito, aclara que con ellos aún hay muchos trapitos sucios qué lavar. Algunos ya tienen harto tiempo y otros sorprenden de lo sucios, pues son nuevecitos y casi acabados de estrenar. Decenas de casos se acumulan desde 2013 a la fecha.

Lo curioso, afirman las serpientes de la lucha anticorrupción, es que la mayoría de los ex funcionarios involucrados son de los ayuntamientos que todavía están en manos de los que andan haciendo sus pininos como oposición, entre ellos el PRI, así como otros que nomás no terminan de agarrarle la onda al mismo papel, como el PAN y el PRD. Con tanta cola por pisar, dicen en los pasillos del Congreso de la Unión, por eso, para los dineros, los batea la Cuarta Transformación.

 

ANTORCHATÓN

Los de Antorcha Campesina no dan su brazo a torcer y amenazaron con llevar su plantón de San Lázaro a Palacio Nacional, este martes. Con la aprobación del presupuesto en vilo, el líder zacatecano de la organización, Osvaldo Ávila, ya se unió a la convocatoria nacional al Antorchatón, para recaudar víveres y que les mantengan la rabieta contra la 4T.

Dicen que a los de Zacatecas ya se les acabaron los recursos de sus benefactores, entre ellos el Ayuntamiento de Trancoso. Por cierto, donde suficientes problemas de herencia deben enfrentar. Mientras tanto, los chismosos del Municipio se quejan de que quedaron abandonados. El alcalde antorchista César Ortiz, aseguran, cargó a CDMX con todo y su secretario, Guillermo Guerrero, y hasta la síndico, Mariana Cancino. Quesque entre más bulto, ¡mejor!

 

JUNTA DE FÓSILES

Recientemente, en cascada cayeron un montón de peticiones de “cambio de área” desde la Junta de Monumentos. Y es que a Rafael Sánchez Preza, el tooodavía titular, dicen que ya nadie lo aguanta. Trabajadores de la junta (todos de base) piden los dejen huir de ahí, pues reclaman que, desde que denunciaron en junio al “hacendado esclavista” (así lo nombraron), no se ha hecho por ponerle un alto.

El problema, agregan, es que lo déspota y prepotente también se le da al secretario particular de Sánchez Preza, un tal Ignacio Quezada, quien, bien metido en su papel segundón, las hace de capataz. Las serpientes se preguntan qué mantiene en el puesto al considerado fósil del alonsismo. De las glorias que prometió cuando fue ratificado en 2016, poco se ve. Sigan comprando “puro humo”, advierten los trabajadores.


Nuestros lectores comentan

  1. Rafael Sánchez Preza… sigue en el gobierno ???? En 1984 tuve la desgracia de que fuera el jefe donde yo trabaje y se caracterizaba por …PREPOTENTE DESPOTA OJETE Y MAMON . Creo no ha cambiado …genio y figura .