TREGUA

Que ahora sí querían trabajar, pero se atravesó el desfile de la Revolución Mexicana ¡y en pleno apogeo de la Cuarta Transformación!, se defendieron los burócratas de Zacatecas. En Ciudad Administrativa y ayuntamientos no les bastó el megapuente que acaba de pasar (cortesía de la 4T) y hoy también se tomaron el día. Nomás no crea que fue para descansar, sino para “fomentar los valores cívicos en familia” (¿?).

En el rancho eso se traduce a que, si quieren, vayan todos a comprar antojitos a la verbena popular, donde seguramente veremos a funcionarios sirviendo flautas ahogadas (como las finanzas en todos los niveles en la entidad), duros preparados (no como varios de los jefes de las oficinas gubernamentales) y enchiladas (como las que se van a dar cuando conozcan cómo quedará el presupuesto 2020, al parecer, a discutirse ahora el viernes). ¡Provechito!

 

PLURIABUSONA

Así como se le facilitó llegar a una curul a la casi desconocida diputada federal María de Jesús García, de Morena, así mero se le ocurrió abrir, a las bravas, una brecha en los ejidos Santa Rosa y Santa María, de Loreto. A la legisladora pluri se le habían reconocido sus gestiones ante la SCT, que para “arreglar tramos carreteros”. Sólo que apenas se supo que no eran precisamente por amor a Zacatecas.

Ejidatarios señalaron que, por sus pistolas, a la tal García (reconocida por sus filias centistas) se le ocurrió invadir tierras, con la ayuda de su esposo Luis Álvaro Bocanegra. Y hasta denunciaron que se puso necia y le sacó a la SCT 4 millones de pesos, para que la carretera a su casa familiar le quedara a guuusto. Con la pena, el alcalde José Luis El Cepillo Figueroa debió intervenir. Que está bien que sea de la 4T, dice, pero que, si quiere transformación en el ejido, primero pida permiso.

 

SAGRADA OCURRENCIA

Víboras atentas a la apresurada carrera por la gubernatura para 2021 afirman que, a Zacatecas, sólo le faltaba que la panista Lupita Medina se subiera a la contienda. “Quiero ser gobernadora”, ya dijo la ex diputada, a quien recientemente se le recuerda por… por… ¿su posición en el pleito para terminar de desarmar al PAN? ¿su lucha contra la “amenaza comunista”, desde redes sociales? ¿Y quién da más?

Aprovechando la viralización del Niño Dios de Zóquite, al parecer al albiazul se le ocurrió que, ya andando en ésas y hasta por las fechas, chance y pega revivir a la Sagrada Familia completa. Lo malo, criticaron los chismosos, es que, a diferencia del sobrado éxito que sí tuvieron los otros guadalupenses (los oriundos, pues), lo de Medina suena muy 2016… o peor atrás.

 

POR PES…ADO

De pena ajena, comentan las serpientes parlamentarias, que se vio el informe del diputado progresista del PES (la contradicción es de él), Javier Calzada. Al legislador le hicieron el fuchi en el Congreso del Estado y no se lo prestaron como sede, por más que rogó. Y es que nomás no halla quién lo acople, bateado ya por su fallida bancada de uno, tanto por “enemigos” como por “aliados”, y hasta por los militantes del partido que lo abanderó. Oportunista, le dicen.

En su informe, que terminó en el Museo Manuel Felguérez, apretaditos pusieron a los contados invitados que quedaron para la foto, en un intento poco afortunado para que el evento no se viera taaan deslucido. En cuanto al discurso, sospechoso resultó que el del PES se afanara en repetir que no lo mueve interés económico alguno. ¡Ajá! “Dime de qué presumes y te diré de qué careces”, murmuraron entre el público.


Los comentarios están cerrados.