STAFF | NTRZACATECAS.COM
STAFF | NTRZACATECAS.COM

El 1º de agosto del año 2010, el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, reunido en Brasilia, inscribió en la Lista de Patrimonio Mundial en su 34ª reunión el Camino Real de Tierra Adentro bajo los criterios (ii) y (iv).

Criterio (ii): El Camino Real de Tierra Adentro se convirtió en una de las rutas más importantes para unir la corona española con sus dominios del norte del continente americano. A lo largo de la parte sur de la ruta se encuentra una colección de sitios relacionados con el trabajo en las minas y haciendas, el comercio mercantil, evangelización militar y la estructura administrativa diseñada para controlar el inmenso territorio, desde el centro metropolitano español, adaptado al entorno local, con los materiales, prácticas y técnicas que reflejan un intercambio excepcional de ideas culturales y religiosas.

Criterio (iv): Un conjunto de sitios a lo largo de la parte sur del Camino Real de Tierra Adentro, con ejemplos de edificios, conjuntos arquitectónicos y tecnológicos, ilustran una etapa importante en la historia humana – la explotación colonial española de la plata y la transformación de los asociados paisajes rurales y urbanos.

El expediente expedido por la UNESCO incluye 55 bienes ubicados en los estados de México, Hidalgo, Querétaro, Guanajuato, Jalisco, Aguascalientes, Zacatecas, San Luis Potosí, Durango y Chihuahua. Por lo que se refiere al estado de Zacatecas se incluyen 13 bienes, distribuidos en 9 municipios: Pinos, Noria de Ángeles, Villa González Ortega, Guadalupe, Sombrerete, Chalchihuites, Ojocaliente, Fresnillo y Zacatecas. Es decir: Capilla de San Nicolás Tolentino, Pueblo de Pinos, Templo de Nuestra Señora de los Ángeles, Templo de Nuestra Señora de los Dolores, Ex-colegio de Nuestra Señora de Guadalupe de Propaganda Fide, Conjunto Histórico de la Ciudad de Sombrerete, Templo de San Pantaleón Mártir, Sierra de Órganos, Conjunto Arquitectónico del Pueblo de Chalchihuites, tramo del Camino Real entre Ojocaliente y Zacatecas, Cueva de Ávalos y Centro histórico de la ciudad de Zacatecas.

La riqueza cultural que se generó en torno a estos 13 lugares incluyen una gran cantidad de bienes culturales que conforman hoy en día la mayor parte del patrimonio cultural de los Zacatecanos, en sus dos vertientes: patrimonio cultural material, como son monumentos históricos, bienes muebles e inmuebles asociados a éstos, sitios arqueológicos, tramos camineros y patrimonio cultural inmaterial, que considera todas aquellas manifestaciones culturales vivas.

Si bien es cierto, este nombramiento representa una gran distinción para nuestro país, pero también es cierto que representa un gran compromiso para su preservación, lo que implica una gran responsabilidad, tanto para las autoridades federales, estatales y municipales, como para la sociedad civil en su conjunto.

Recordemos que en nuestro sistema legal son considerados monumentos arqueológicos los bienes muebles e inmuebles, producto de culturas anteriores al establecimiento de la hispánica en el territorio nacional, así como los restos humanos, de la flora y de la fauna relacionados con esas culturas[1], y son considerados monumentos históricos los bienes vinculados con la historia de la nación, a partir del establecimiento de la cultura hispánica en el país, en los términos de la declaratoria respectiva o por determinación de la Ley.[2] Por ello, el Instituto Nacional de Antropología e Historia en gran medida tiene la responsabilidad de normar todas aquellas acciones que se llevan a cabo en este tramo, para que no se vulneren los principios de Autenticidad e Integridad establecidos por la Convención de Patrimonio Mundial, Cultural y Natural, sus Directrices Prácticas.

Desde que México, en el año de 1984, se adhirió a la Convención, está obligado a proteger y conservar el valor universal excepcional de estos bienes, por lo que los diferentes programas, planes y acciones tendrán que reflejar estrategias sistemáticas y científicas que permitan la correcta utilización de los espacios urbanos, las obras monumentales y  sus entornos naturales, sin vulnerar los principios de Autenticidad e Integridad establecidos por la Convención y diversas recomendaciones internacionales del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS), organismo asesor de la UNESCO.

[1] Art. 28 de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos Artísticos e Históricos, 1972

 

[2] Art. 35 de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos Artísticos e Históricos, 1972

Por Irene Cabral Vázquez

Centro INAH Zacatecas


Los comentarios están cerrados.