Reforma
Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Cámara de Diputados aprobó por unanimidad un dictamen que tipifica conductas que causan lesiones a las mujeres en razón de su género y establece sanciones de entre 10 y 32 años de prisión por este delito.

Pese al intento de Morena por reducir las penas, los legisladores avalaron con 317 votos a favor la minuta que modifica el capítulo I Bis «Lesiones cometidas contra la mujer en razón de su género» y los artículos 301 Bis y 301 Ter al Código Penal Federal.

La reforma establece que a quienes alteren la salud o causen daños que dejen huellas materiales a las mujeres se les impondrá una pena mínima de 10 años y una máxima de 15 años de prisión.

Si entre el agresor y la víctima, agrega, existió una relación sentimental, afectiva, de confianza, de parentesco, laboral, académica o cualquiera que implique subordinación, la pena aumentará de 15 a 20 años de cárcel.

En tanto que dichas sanciones aumentarán en dos tercios cuando la alteración o daño resulte en enfermedad incurable, en la inutilización o la pérdida de cualquier órgano, extremidad o función orgánica o ponga en riesgo la vida de la mujer.

De acuerdo con la diputada María del Pilar Ortega, las lesiones dolosas y culposas representan el 75.65 por ciento de los delitos de género cometidos. Hasta agosto de este año, el Secretariado Ejecutivo del Sistema de Seguridad Pública registró 45 mil 495 víctimas en todo el país.

El dictamen fue aprobado por unanimidad luego de que el pleno rechazó la única reserva presentada por el diputado del Partido Verde, Arturo Escobar, pero promovida por Morena, la cual proponía reducir a un tercio la pena mínima de 10 años.

Al argumentar la reserva, el morenista Rubén Cayetano señaló que esa sanción era desproporcionada, ya que cualquier agresor que dejará la marca de una cachetada o le rompiera los dedos a una mujer podría ser condenado a 10 años de cárcel, lo que le valió que diputadas de su fracción y del PES le gritarán «¡el golpeador eres tú!».

«Las lesiones, según las modalidades, no pueden llegar a este tan alto grado de penalidad por una bofetada que dejará marca, o por haberle roto el dedo, hablamos de la pena mínima», sostuvo.

Tras las críticas de legisladoras y del resto de las fracciones parlamentarias, Escobar reconoció que su partido nunca tuvo la intención de modificar el dictamen y que fueron diputados de Morena quienes le pidieron promover la reserva.

Trascendió que fue el diputado de Morena, Pablo Gómez, quien promovió la modificación, por considerar que 10 años de prisión es una sanción desproporcionada.

Tras el anuncio de Escobar, Cayetano se retractó de sus dichos en tribuna.

Por Martha Martínez y Claudia Salazar


Los comentarios están cerrados.