Reforma
Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Gobierno de México reprochó al de Bolivia la presencia de personal de servicios de inteligencia y de seguridad bolivianos que vigilan la Residencia y la Embajada de México en ese país, donde se encuentran alrededor de 20 políticos resguardados desde la salida de Evo Morales de la Presidencia.

«Las autoridades de facto de Bolivia están incumpliendo con lo pactado en la Convención de Viena de Relaciones Diplomáticas», afirmó el subsecretario para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Maximiliano Reyes, en su cuenta de Twitter.

«Les llamo a que cumplan las obligaciones de protección que tienen con los locales de una misión diplomática», añadió.

A través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), la Administración federal expresó su preocupación por la presencia excesiva de los elementos de seguridad bolivianos que se encuentran apostados afuera de las sedes diplomáticas desde el pasado 11 de noviembre.

En ese sentido, la Cancillería mexicana llamó a las autoridades de Bolivia respetar y cubrir las obligaciones de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, que establece los agentes del Estado receptor no podrán penetrar a las sedes diplomáticas sin consentimiento del jefe de la misión.

Desde el 10 de noviembre, cuando Evo Morales renunció a la presidencia de Bolivia tras un golpe de Estado, la Embajada y la Residencia de México en Bolivia resguardan a alrededor de 20 políticos opositores al actual Gobierno de Bolivia.

Entre ellos se encuentran ex funcionarios de Evo Morales, como los ex Ministros de Presidencia, Juan Ramón Quintana; de Culturas, Wilma Alanoca; el ex director de la Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de Información y Comunicación, Nicolás Laguna, a los cuáles se les giraron órdenes de aprehensión el pasado 26 de noviembre.

La SRE recordó que Bolivia, como Estado receptor, tiene la obligación de adoptar todas las medidas adecuadas para proteger los locales de la misión contra toda intrusión o daño y evitar que se turbe la tranquilidad de la misión o se atente contra su dignidad.

Asimismo, los locales de la misión, su mobiliario y demás bienes situados en ellos, así como los medios de transporte de la misión, no podrán ser objeto de ningún registro, requisa, embargo o medida de ejecución.

«México confía en que se respetarán la inviolabilidad de los inmuebles diplomáticos y se llevarán a cabo las medidas correspondientes para garantizar el resguardo y la protección de la integridad física del edificio de la Misión Diplomática tanto interior como exterior, así como de los agentes diplomáticos acreditados, en cumplimiento a los compromisos internacionales de los que forma parte», expuso la SRE en un comunicado.

Por: Isabella González


Los comentarios están cerrados.