STAFF / NTRZACATECAS.COM
STAFF / NTRZACATECAS.COM

Con motivo de las festividades, el mes de diciembre es considerado como una temporada en que se tiende a excederse en la ingesta de alimentos. Sin embargo, disfrutar de estos días no está peleado con el consumo de alimentos, lo ideal es que las cantidades sean las adecuadas para evitar que los excesos perjudiquen el estado óptimo de salud.

“La idea es que podamos comer de todo, pero con medida, cuidarse lo más que se pueda, llevar de manera regular una alimentación balanceada que nos permita darnos la oportunidad de poder salirnos un poco de nuestro régimen, y disfrutar de los antojitos tradicionales sin poner en riesgo nuestra salud”, señaló la nutrióloga en la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No. 57 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Zacatecas. Ilse Reyes.

La recomendación de la especialista es cuidar las porciones, servirse en platos pequeños, complementar con verduras, por ejemplo, con el pozole que se acompaña de tostadas, no excederse, pues el maíz y las tostadas forman parte del mismo grupo de alimentos que son cereales, que aportan principalmente carbohidratos; también hay que tener cuidado con las bebidas, ya que regularmente muchas de las calorías que se consumen de más, vienen de las bebidas endulzadas, otro ejemplo es el ponche que además del dulce que contiene la fruta se le agrega más azúcar.

La nutrióloga destacó: “hay que guiarnos por el Plato del Bien Comer, que se divide en tres grupos que simulan un semáforo: color verde, que son frutas y verduras, y su principal función es darnos, vitaminas minerales y fibra; en el amarillo están los cereales; en el rojo está el grupo de leguminosas y alimentos de origen animal, que nos dan las grasas y proteína. Considerar que en las comidas se incluya un alimento de cada grupo para darle a nuestro organismo lo que necesita”.

Otro aspecto fundamental es el horario de consumo de los alimentos, en esta temporada decembrina en donde principalmente se realizan los festejos por la noche, es importante considerar que pase al menos una hora y media o dos, después de que se ingirieron los alimentos para poder ir a dormir.

Las consecuencias de no cuidar la alimentación se reflejan en obesidad y sobrepeso, después la elevación de glucosa, triglicéridos y el colesterol, con lo que se está más propenso a una descompensación, más aun si se tiene una enfermedad crónica, como diabetes o hipertensión.

La especialista invitó a disfrutar de las fiestas navideñas sin poner en riesgo la salud, disfrutar los placeres de la comida, pero aprender a no excederse, medirse en las cantidades.

Agregó que debido al descontrol que muchos pacientes tienen, durante el mes de enero la consulta se incrementa de una manera importante, destacando que las pacientes con más problemas de obesidad son las mujeres en edad fértil, de 18 a 35 años.


Los comentarios están cerrados.