Notimex
Notimex

Nueva York.- Los científicos han descubierto lo que consideran es el bosque más antiguo del mundo: un conjunto de sistemas de raíces fosilizadas de 386 millones de años, encontrados en una antigua cantera de arenisca en las montañas Catskill.

Los investigadores dicen que el nuevo sitio es evidencia de que los bosques se desarrollaron entre dos y tres millones de años antes de lo que se pensaba anteriormente. Los hallazgos fueron publicados recientemente en la revista “Current Biology”.

El sitio, ubicado en la ciudad de El Cairo, Nueva York, tiene tres sistemas de raíces únicos, evidencia de que los bosques antiguos se componían de varias especies de árboles diferentes.

La primera especie identificada fue una planta similar a una palmera, llamada Eospermatopteris, que tiene raíces cortas que vivieron durante un año o dos antes de morir y cultivar nuevas.

También encontraron fósiles de un árbol llamado Archaeopteris, que comparte varios rasgos con las coníferas modernas. Los árboles del género Archaeopteris se convirtieron luego en los primeros en evolucionar en hojas planas y verdes, informó “New Scientist”.

“Archaeopteris parece revelar el comienzo del futuro de lo que los bosques serán en última instancia”, dijo en un comunicado William Stein, biólogo de la Universidad de Binghamton y autor principal del nuevo estudio.

“Según lo que sabíamos de la evidencia fósil del cuerpo de Archaeopteris antes de esto, y ahora de la evidencia de enraizamiento que hemos agregado en El Cairo, estas plantas son muy modernas en comparación con otras del Periodo Devónico. Aunque todavía es dramáticamente diferente a los árboles modernos, Archaeopteris parece señalar el camino hacia el futuro de los bosques”.

Stein y sus colegas también descubrieron evidencia de «árboles de escamas» pertenecientes a la clase Lycopsida, los cuales solo se cree que existieron durante el Período Carbonífero millones de años después, al final del Período Devónico.

Cuando existía ese antiguo bosque no había aves ni vertebrados en la tierra y los dinosaurios aparecerían 150 millones de años después. En cambio, el bosque probablemente albergaba individuos parecidos al milpiés y a otros insectos.

“Es divertido pensar en un bosque sin grandes animales”, dijo Chris Berry, paleobotánico de la Universidad de Cardiff y coautor del nuevo estudio. “No había canto de los pájaros, sólo se escuchaba el viento entre los árboles”.

La evolución de los bosques desempeñó un papel fundamental en la configuración del clima y la ecología del mundo; al capturar dióxido de carbono, redujeron los niveles de manera similar a los tiempos modernos y ayudaron a enfriar significativamente el planeta.

Los científicos dicen que este último descubrimiento podría ayudar a proporcionar pistas sobre la relación entre la deforestación y el cambio climático moderno.


Los comentarios están cerrados.