Reforma
Reforma

TLAHUELILPAN.- Pobladores de este municipio hidalguense construyeron mausoleos sobre el ducto Tuxpan-Tula, donde una toma clandestina se incendió en enero de 2019 dejando como saldo 137 muertos.

Desde agosto, el canal para riego de hortalizas fue desviado para rellenar con arena la llamada «zona cero» y edificar los memoriales de hasta dos metros de altura.

Pobladores construyen más altares en memoria de sus familiares que fallecieron tras el incendio y la explosión de la toma clandestina ubicada en la localidad de San Primitivo, en los límites de Tlahuelilpan y Tlaxcoapan.

El piquete al ducto, reportado después de las 17:00 de aquel 18 de enero, provocó una fuente de combustible, que fue aprovechada por las víctimas para recolectar el hidrocarburo en cubetas, galones y tinas.

«Muchos no tienen dinero ahora, pero se van a construir más. Mientras se apartan los lugares con las cruces», comentó uno de los pobladores.

El ducto de Pemex, aún en operación, pasa por debajo de los memoriales, no obstante que la empresa prohíbe cualquier tipo de construcción junto o por encima de sus ductos.

El próximo 17 de enero está programada una misa en la Iglesia principal de Tlahuelilpan, a donde acudirán obispos para llevar un mensaje a los familiares de las víctimas.

Posteriormente se llevarán a cabo varios homenajes y se espera que los mausoleos ya estén terminados.

Por: Benito Jiménez


Los comentarios están cerrados.