REFORMA
REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Los ocho legisladores y ex funcionarios del Gobierno de Rafael Correa, ex Presidente de Ecuador, llegaron ayer a México como asilados políticos.

En octubre pasado, durante las protestas que explotaron en Ecuador por el intento de subir el precio del combustible, los simpatizantes de Correa pidieron resguardo a la Embajada de México en Ecuador y aseguraron que sentían temor a ser perseguidos políticos del Gobierno de Lenín Moreno.

Entre ellos se encuentran los asambleístas Gabriela Rivadeneira, Luis Fernando Molina, Soledad Buendía y Carlos Viteri; todos ellos correístas, junto a sus parejas sentimentales.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Ecuador informó que esta semana se comunicó a la Embajada de México para otorgar los salvoconductos a los asilados, a fin de que pudieran salir del país.

«El Gobierno del Ecuador ha revisado, conforme a derecho, dicha concesión y los tratados internacionales que la regulan», detalló.

La Cancillería ecuatoriana aseveró que el Gobierno está seguro de que la conspiración para atentar contra la democracia y los hechos violentos de octubre serán esclarecidos por la justicia; además, dijo, sus responsables serán sancionados siguiendo el debido proceso, pero reconoció que se deben respetar los instrumentos internacionales.
Así los asilados tomaron un vuelo comercial desde Quito a la Ciudad de México.

Por su parte, la Cancillería mexicana agradeció en un comunicado que se respetaran los tratados de derecho internacional.

«El Gobierno de México reconoce el respeto y la observancia al derecho internacional en materia de asilo que ha dado el Estado del Ecuador y agradece la institucionalidad de las autoridades de ese país durante todo el proceso».

Isabella González
Agencia Reforma


Los comentarios están cerrados.