MIRIAM SERRANO / NTRZACATECAS.COM
MIRIAM SERRANO / NTRZACATECAS.COM

JIMÉNEZ DEL TEUL.- Luego de que el pasado 4 de enero se realizara una asamblea en Atotonilco, se informó que ejidatarios de esta localidad y de El Potrero, de manera unánime, ratificaron su rechazo a la autorización de construir en sus tierras la Presa Milpillas.

Tal como se informó en estas páginas, la asamblea se realizó; sin embargo, las autoridades ejidales no habían revelado el resultado de la misma y fue a través de un comunicado difundido por La Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA) y el Observatorio de Conflictos Mineros de Zacatecas (OCMZac), en el que se expuso que, pese a las confusiones infundidas por gobierno del estado para provocar confrontación, los ejidatarios siguen en la postura de no permitir que sus tierras sean utilizadas para dicho fin.

Además, se informó que lo días 4 y 9 de enero se llevaron a cabo las asambleas en ambas localidades y la decisión fue unánime.

Destacaron que mientras el gobierno de Zacatecas, encabezado por el gobernador Alejandro Tello Cristerna, desde hace más de un año y siete meses se esforzó en crear todas las condiciones posibles para genera confusión, división comunitaria y familiar, además de fomentar la confrontación mediante el uso desproporcionado de actos de autoridad en las comunidades que serían afectadas de forma directa por la Presa Milpillas, la población apostó y avanzó en disponer de un mejor proceso informativo y organizativo.

Se indicó que en ambas asambleas se logró un acuerdo de enorme trascendencia para los ejidatarios, no sólo porque ratifican la fuerza e importancia de los procesos basados en la libre determinación de las comunidades y la determinación de que los gobiernos dejen de tratar como menores de edad a sus habitantes, sino porque en ambos ejidos fueron capaces de superar la división y la confrontación para, finalmente, asumir de forma colectiva una posición unitaria sobre un proyecto que pretendía poner en riesgo sus formas y medios de vida.

Aclararon que los acuerdos unánimes de ambos ejidosevidencian, una vez más, que el gobierno de Zacatecas mintió al decir que los ejidatarios estaban especulando sobre la tierra para poder venderla a mayor costo, porque no es así.

Finalmente, expusieron que la entidad enfrenta estrés hídrico, lo que pone en riesgo la distribución del agua de forma equitativa, esto fue generado por la falta de planificación, por ello la importancia de la decisión que tomaron ambos ejidos respecto al proyecto de la Presa Milpillas.


Los comentarios están cerrados.