NUEVOS AIRES

Sonaron una vez más campanas de triunfo en los cuarteles de la 4T. Este martes por la noche, los guindas festinaron la “toma” de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), con la victoria de Roberto Pascual González en la votación para el relevo de la delegación en Zacatecas. Cantaron Las Golondrinas a Jorge Hiriart. ¡Adiós, adiós! “Ya no puede a su mansión volver”.

No obstante el reñido resultado (apenas una veintena de diferencia), González se llevó la presidencia de la CMIC pasando sobre Raúl García, el candidato oficial. Y mientras unos festejaban, cuentan lenguas viperinas que la noticia hizo rechinar dientes (ya sin filo) en Ciudad Gobierno y, sobre todo, en el PRI, pues se sabe que el constructor ganador es afín al moreno David Monreal.

 

TAMBALEADO

Son varios los chismosos que comentan que los tricolores no andan del todo confiados y por eso organizaron tan escandalosa pachanga para el secretario del Campo, Fito Bonilla. Como pa’ que no se raje, dicen. Y es que el problema más grave que ven es que el primer priísta del estado efectivamente no quiere saber más de política. Ya se va.

Hacia los lados, los alonsistas dudan de la consolidación del megafrente contra Morena, pues los otros todavía partidos optarían por el clásico PAN-PRD-MC, por las alcaldías, y es de sobra conocido cómo se las gastan los primeros dos, ya a la hora de los trancazos. Por lo pronto, circulan misteriosos mensajes que recuerdan que el PRI va por “la tercera como la vencida”, luego de fallar dos veces: un sexenio y un quinquenio, nomás.

 

PINTOS Y REVUELTOS

En la fila de los expertos en darse un tiro en la pata se formó, algo tarde pero sin pena, el diputado local Omar Carrera. El de Morena subió a tribuna en la sesión de la Comisión Permanente para llamar a la civilidad ciudadana y la ética personal… como las que el mismo legislador no tuvo, al ser parte de la reciente fiesta preelectoral tricolor.

A Carrera dicen que sí le caló (y mucho) que lo acusaran de “pinto”, como llamó el alcalde de Fresnillo, Saúl Monreal, a los guindas que se juntan “con mucho güero” del PRI. Aunque el diputado defienda que el propio presidente López Obrador nombró estos años como los de la “reconciliación”, una cosa es darse la mano y otra el arrimón. ¡Aguas!

 

A LA INTERNACIONAL

La Joya de la Corona aventó el rancho por la ventana con el International Film Festival (sí, in english, please), con todo el “glamour” que no se veía en un alcalde desde Miguel Alonso. Aunque en parte fue aplaudida la iniciativa de Ulises Mejía, otros advierten que al de la capital ya nadie lo baja de donde se subió. Y no se especificó si fue desaire o soberbia que en el evento no se viera a funcionario estatal de arriba, más que al director de Cultura, Alfonso Vázquez.

No fue invitada a la organización Gaby Marcial, directora de la ¡Cineteca!, ni el secretario de Turismo, Eduardo Yarto, y por eso no dieron difusión. Lástima, porque al menos en la alfombra roja del festival, los presentadores dejaron claro repetidamente que Zacatecasdeslumbra” y no “enamora”, hasta que los regañaron por el repetido desliz. Se les fue.


Deja un comentario