Reforma
Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La ratificación del T-MEC elimina las amenazas del Presidente Donald Trump de aplicar aranceles a México o terminar con el TLCAN, pero es poco probable que sea suficiente para reactivar las inversiones, consideró el diario Financial Times.

El diario británico destacó que un Presidente radiante, Andrés Manuel López Obrador, les dijo a los mexicanos que esperaran empleos mejor remunerados y más inversiones.

El líder populista de izquierda ha argumentado que el renovado acuerdo comercial con EU y Canadá ayudará a revivir una economía en la que la inversión y la creación de empleo están en su punto más bajo en una década, el crecimiento se ha desplomado a cero y la confianza de los consumidores y las empresas está bajo tensión.

La publicación señaló que la economía mediocre también se debe en gran parte al propio López Obrador, según los líderes empresariales y analistas.

«Hemos visto con profunda preocupación cómo ha aumentado la percepción de incertidumbre y hostilidad hacia la inversión privada», dijo Claudia Jañez, presidenta del Consejo Ejecutivo de Empresas Globales y jefa en América Latina del grupo químico estadounidense DuPont, un día antes de la votación del Senado.

«Se necesita mucho trabajo para convencer a nuestra sede de invertir en México».

Por su parte, Beatriz Leycegui, ex subsecretaria de comercio exterior, dijo que el T-MEC no es lo único que México tiene que hacer para recuperar la inversión».

«El gobierno necesita enviar otro tipo de mensajes: certeza sobre las políticas públicas, respeto por el Estado de derecho y los contratos».

Leycegui agregó que el «T-MEC es sin duda muy importante, pero lo que podría tener más impacto es crear un entorno más propicio para que fluya la inversión».

El FT mencionó que López Obrador, un izquierdista nacionalista, se ha enfrentado repetidamente con empresas, a pesar de su insistencia en que respeta y necesita inversión privada.

Destacó que las decisiones y contradicciones intermitentes abundan en un gobierno donde personalidades favorables al mercado como el Secretario de Hacienda, Arturo Herrera y el jefe de gabinete, Alfonso Romo, a menudo son anuladas por ideólogos radicales como Rocío Nahle, la Secretaria de Energía o el director de la CFE, Manuel Bartlett, quien diseña él mismo un «ultranacionalista».

«El problema ahora es cuáles son las reglas», se quejó el jefe de una gran empresa canadiense que invierte en el país. «Hace unos años, con las reformas, había algún tipo de camino para las oportunidades. Ahora no estamos seguros de cuáles son las oportunidades».

Con algunos analistas pronosticando que la economía de México ni siquiera crecerá un 1 por ciento este año a pesar del crecimiento en EU, López Obrador debería estar cambiando de rumbo. Pero parece poco probable que lo haga.

Con índices de aprobación de más del 70 por ciento, no ve nada roto que deba repararse, señaló el FT.

«No veo cómo podemos avanzar con este modelo «, dijo el director ejecutivo canadiense. «Necesitamos una crisis … Este gobierno no está haciendo nada para atraer la inversión. Todo lo que hacen bien es cancelar cosas «.


Los comentarios están cerrados.