ALEJANDRO CASTAÑEDA / NTRZACATECAS.COM
ALEJANDRO CASTAÑEDA / NTRZACATECAS.COM

Zacatecas.- La Plazuela Miguel Auza volvió a ser la sede para el Festival de La Candelaria, que por segunda ocasión puso el sabor y los olores de la temporada en el Centro Histórico de Zacatecas.

Los tamales y atoles zacatecanos fueron los protagonistas de este festival que busca posicionarse como una de las festividades gastronómicas de la capital.

Desde las 10 de la mañana 15 expositores llegaron con las vaporeras y braceros para comenzar a ofrecer las variedades de estos platillos que son parte de la gastronomía zacatecana y nacional.

No pudieron faltar los tradicionales tamales rojos y verdes de puerco y pollo, al igual que los de rajas y queso, además de las variedades como de picadillo y de yesca.

Las brasas estaban al rojo vivo y las hojas de maíz comenzaron a despedir ese típico olor que atrajo a las personas, entre zacatecanos y turistas que querían probar a que saben los tamales en esta tierra.

El ritual era de la vaporera al bracero y luego al plato para después darle más sabor con una salsa molcajeteada y a disfrutar en las mesas que fueron montadas en la plazuela.

Hubo variedades que también llamaron la atención como los tamales veganos, libres de carne y de manteca.
Otras fueron las tortas de tamal al estilo Ciudad de México, que fueron un éxito total.

Los tradicionales atoles de guayaba, champurrado y pinole eran los más solicitados, mientras que el que llamo la atención fue el de amaranto.

Con precios muy accesibles la gente que acudió este primer día al Festival de la Candelaria pudo disfrutar del auténtico sabor zacatecano de estas fechas.

Este domingo continuarán las ventas desde las 10:00 horas hasta agotar existencias, en la explanada de la Plazuela Miguel Auza.

Fotos: Antonio Bernal.


Nuestros lectores comentan