TODA FELICIDAD

Causó revuelo en el rancho la foto de un muy sonriente senador Ricardo Monreal y un muy contento presidente Andrés Manuel López Obrador. Junto al legislador de Morena se le ve feliz, feliz, feliz. Y eso cuenta en un estado donde las elecciones prematuras ya van corriendo.

El primer mandatario, con el corazón a la izquierda, y el apoyo del CATEM, con Pedro Haces, a la derecha. Eso dice mucho. La nueva central obrera, afín a la Cuarta Transformación, sacó el músculo y ofreció el respaldo amigo, y ¿quién diría que no? Amor con amor se paga. Se llama monrealismo y ahí está, hasta para quienes no lo quieren reconocer.

 

NOVELÓN

No es show, sino serie de Netflix el encontronazo por el aumento de las tarifas de agua entre el gobierno del estado y alcaldes (Morena), en el que van de corbata el sector privado y usuarios. Así lo describió Héctor Menchaca, quien además advirtió que apenas van en la segunda temporada; la primera fue la quiebra (que no es quiebra, aunque todavía no resuelta) del Issstezac.

Las que faltan. Ya se treparon los diputados de Morena al pleito, aunque no todos: además de Menchaca, Alma Dávila (histórica cuando quiere, amiga de los monrealistas cuando le conviene), Omar Carrera (ajonjolí de todos los moles), Roxana Muñoz y Navidad Rayas. No se vio a Mónica Borrego, Armando Perales, Felipe Delgado ni Jesús Padilla. Y si ni con todos son mayoría… qué se espera.

 

A LA MALA

Bien machitos se comprobó que son los alcaldes de Zacatecas. Nada raro. Resulta que, dicen las víboras que en todo andan, el secretario del Zacatecano Migrante, José Juan Estrada, debió convencerlos, “ahí con la pena”, de que dejaran integrar a mujeres presidentas municipales al comité de validación para el Programa 2×1. No sólo porque lo dice la ley, sino por “ceder la oportunidad” a ellas.

Y se les hizo retedifícil a los primeros ediles. Tanto se tardaron que mejor abandonó la sesión Miguel Torres, de Villanueva. Al final, las “congraciadas” fueron las alcaldesas de Villa González Ortega, Imelda Mauricio; de Susticacán, Silvia Díaz; de Tepechitlán, Silvia Quiñonez, y Dora Jáuregui, de Apozol. Les costó uno y un costal aceptarlo, pero lo hicieron. ¿Qué opinarán las feministas?

 

LOS NUEVOS

Se nos fue el Sol, lamentan los chismosos. Se despidió el ya ex titular Manuel Cavazos de la delegación del IMSS en el estado. El apodado como “el otro superdelegado” dejó las cosas en Zacatecas en el segundo lugar en calidad a nivel nacional, nomás. Envidia les da, como a los de la Secretaría de Economía, de Carlos Bárcena, que siempre salen en los primeros sitios, pero de abajo.

Llega al IMSS la doctora Saandra Durán, de quien se sabe tiene amplia trayectoria en la institución y que aplaudió el trabajo de Cavazos al frente del gran compromiso. A propósito: ni en la toma de posesión de la nueva delegada, a la que asistió el secretario de Administración, Víctor Rentería, ni en la gira de autoridades de la secretaría del trabajo, donde estuvo Bárcena, asistió el ya saben quién.


Los comentarios están cerrados.