EN BOLA

Tras reunirse con el secretario de Gobierno, Jehú Salas, la “nueva oposición”, encabezada por el tricolor José María González, reclamó a la senadora Soledad Luévano, de Morena, que demuestre lo que en su columna de Excelsior señaló: “El narcogobierno de Zacatecas”. Hasta la invitaron a que se una al Grupo de Coordinación Local, ¿dónde se sentará? La alianza PRIAN (y lo que se acumule) le llama “Acuerdo por la Paz”.

De la tribuna del estado a la de la Cámara Alta, Chema González criticó que 2019, con el presidente López Obrador, fuera el de mayor número de víctimas del crimen, olvidando que a nivel local no cantamos mal las rancheras. El gobernador Alejandro Tello la ha sufrido, apenas librando en el año reciente, con niveles de violencia en ascenso desde el sexenio de Miguel Alonso. Ahí te hablan, legislador.

 

AL TÚ POR TÚ

Ante la embestida de los que antes pidieron no politizar el problema de la inseguridad, los de Morena salieron al quite, no sólo por Soledad Luévano y por su mero mero AMLO, sino también para aclarar que el reclamo derivó de que la explicación del gobierno estatal a los hechos violentos del fin de semana se diera 72 horas después. Ya sabemos que “son días de descansar”, opinó Omar Carrera, pero la tardía respuesta fue “de pena ajena”.

En la guerra de quién sabe más artículos, Héctor Menchaca se unió para intentar una especie de defensa, en la que reconoció que el combate a la inseguridad ha sido una “tarea titánica” (qué bueno que ya se dieron cuenta) y que, si la Guardia Nacional no ha podido llegar a todo el estado, es porque apenas tiene vehículos… los que le debería dar el ¡gobierno de México! Mejor así déjale, camarada, le mandaron decir.

 

NO SE LE OLVIDA

Pero el que se llevó la tarde fue el diputado Chuy Padilla, quien lanzó una seria recomendación al gobierno del presidente López Obrador: como que no le anda midiendo al poder de las mujeres, advirtió. “Pegúntenme, me consta”, reconoció el también guinda, entre risas. Mientras, en las oficinas de educación, a la secretaria Gema Mercado le pillaron los oídos.

Y es que con episodios machos que han protagonizado el legislador y otros, como el perredista José Juan Mendoza, quién creería el posicionamiento de la Comisión Permanente a favor del “Un día sin mujeres”. Oootros que se cuelgan. Así de sospechosa resultó la postura como la lista de los registrados para el Consejo Consultivo de Derechos Humanos, entre los que figuraron el líder del frente local por la familia, Érick González Neri, y el presbítero Manuel Félix Chacón. ¿De plano?

 

UNA BUENA

Víboras (y de esas muy criticonas) coincidieron en que se debe reconocer al gobernador Alejandro Tello la designación de Miguel Rivera Villa como director de Prevención y Reinserción Social. El hasta ayer subsecretario de Transporte, quien permanecía relegado en la actual administración, llega para sustituir a Adán Jiménez, la cabeza que rodó luego del caso de la interna violada en la cárcel distrital de Calera.

A Rivera Villa lo respalda un amplio currículum que incluye su paso por el Centro Federal de Reinserción Social en Almoloya, la dirección de la Colonia Penal Federal de las Islas Marías y en la Subsecretaría del Sistema Penitenciario de la Secretaría de Gobernación, nomás. Y se nota que hay esperanza en la Secretaría de Seguridad Pública, con la sonrisa que tenía el titular Ismael Camberos en la foto.


Nuestros lectores comentan

  1. El chato Gober. Sigue rodeado de ese inepto pseudo secretario jehu salas. Ese vividor ya lo debería de sacar del gobierno. Mi Chato Gober. Ese es un vividor.