ORGULLOSAMENTE

Se alborotó el nido universitario de serpientes con las observaciones de la auditoría federal, que los tomaron “por sorpresa”, o al menos eso murmuraban en la máxima casa de estudios. Es decir, ya sabían que estaban mal, pero no como para deber casi 450 millones de pesos. Unos armaron conspiraciones fantasiosas de la 4T, otros recordaron que ésta es “herencia maldita” y que Francisco Domínguez y Armando Silva son para la UAZ lo que Miguel Alonso para Zacatecas.

Por lo pronto, el rector Antonio Guzmán se dijo en paz y que tranquilos, chatos, que todo se va a arreglar, nomás que no les ha dado tiempo. Cada señalamiento se solventará ante la Federación, aseguró, incluidas obligaciones pendientes, personal sospechoso y bonos ahora (afirmó) austeros, pues fue la misma administración de la Universidad la que pidió al gobierno de México que escarbara hasta el fondo, para librarse de lastres e ir pa’delante en la Cuarta Transformación.

 

BALCONEADO

“¿Qué haces cuándo el gobernador y un senador de Zacatecas envían un jet privado por ti?”, se preguntó el actor Raúl Hinojosa en Facebook. Y ¿quién era el legislador de las fotos que publicó y que se echaba a guuusto un sueñito en el transporte fifí? Nada más y nada menos que el autoproclamado líder social, el moreno José Narro. Quedó como influencer de Instagram, por el invitado especial que también presumió el dirigente del FPLZ, Felipe Pinedo.

Nomás de enterarse, víboras del gobierno estatal aclararon que el góber Tello nada tuvo que ver y desconocieron al sujeto en cuestión. Luego Narro semiaclaró para este Veneno que ni es suyo ni rentó el avión, sino que un “amigo suyo” (no quiso decir quién) venía de Durango y pues de paso le dio un ride. ¡Ya ni el presidente López Obrador! Misteriosamente, la publicación del delito fue editada poco después, ya con tono más formal.

 

DE HUMO

¡Que ya se armó! (y no la carnita asada), presumían los de Morena con la validación del riogense Alfonso Ramírez Cuéllar al frente de la dirigencia nacional. Festejaron como si ya fuera el mero bueno, el presidente del partido de Andrés Manuel López Obrador, y no lo que es: el interino que tiene cuatro meses para renovar los órganos directivos del instituto. ¿O ya se olvidaron las tragedias de octubre a nivel local?

La resolución del tribunal electoral pa’ lo único que sirvió fue para destrabar la necedad de la ex Yeidckol Polevnsky y por fin darle adiós, para tragedia de buena parte de los Históricos, empezando por el líder estatal guinda, Fernando Arteaga, y no se sabe si para Luis El Oso Media, con eso de que como es de un lado es del otro, o de todos. Hasta que las encuestas salgan, están en las mismas.

 

CADA QUIEN

Y si no creen que Morena está metida en tremendo embrollo, para muestra bastan los alcaldes. Mientras que el de Guadalupe, Julio César Chávez, acudió con comitiva de la bancada guinda a presentar su propuesta contra el aumento a las tarifas de agua potable, el de Zacatecas, Ulises Mejía, llegó solo y fue respaldado por los de la CRICP, muy juntito al diputado priísta Chema González; después organizó un foro, para reconfirmarse que el proyecto más viable es el de él.

En otro tema, el de Guadalupe dio sorpresa al gobierno del estado, pues se les adelantó y presumió que éste será el primer municipio beneficiado con la donación de PEMEX de mezcla asfáltica y combustible, gestión que Jorge Luis Pedroza, de Obras Públicas, llevaba medio anunciando más de un año y nada. “Ya les dejé la puerta abierta”, agregó Chávez Padilla, ahora pásenle. ¡Ups!

 


Los comentarios están cerrados.