ALEJANDRO CASTAÑEDA / NTRZACATECAS.COM
ALEJANDRO CASTAÑEDA / NTRZACATECAS.COM

La pena de muerte y la castración química no reducen la incidencia delictiva en la sociedad y atentan contra la dignidad humana, aseguró María de la Luz Domínguez Campos, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Zacatecas (CDHEZ).

El coordinador de los diputados del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Arturo Escobar, presentó una iniciativa para castigar con pena de muerte a secuestradores, asesinos, violadores y pederastas, lo que la presidenta de la CDHEZ calificó como “populismo penal”.

“En materia jurídica, a este tipo de propuestas se les conoce como populismo penal y se tienen que analizar a la luz de los instrumentos internacionales de derechos humanos”.

Afirmó que los organismos de derechos humanos están en contra de este tipo de sentencias, porque “no es un mecanismo que prevenga delitos, ya que en países donde se ha implementado, no han reducido los delitos”.

Asimismo, precisó que las leyes del Estado Mexicano prevén una reinserción de los delincuentes y el país ha firmado convenios a nivel internacional para la erradicación de la pena de muerte.

“En 2007, México firmó el protocolo de la Convención Americana de Derechos Humanos relativo a la abolición de la pena de muerte y se publicó en el Diario Oficial de la Federación”.

Explicó que esto implica que en territorio mexicano no se puede imponer la pena de muerte.

“Al ejecutarse esta pena de muerte, tiene como consecuencia que ya no se puede subsanar el error del sentenciado y no se puede garantizar la reinserción”.

Sobre la castración química, la cual propuso la senadora Soledad Luevano, advirtió que es una situación parecida, no se garantiza la reducción de los delitos y la pena es equiparable a la tortura con consecuencias físicas y mentales.

Reiteró que estas no son las medidas penales para reducir los crímenes y se debe optar por una prevención integral del delito.


Nuestros lectores comentan