STAFF / NTRZACATECAS.COM
STAFF / NTRZACATECAS.COM

Las 48 Unidades Básicas de Rehabilitación (UBR) que operan el gobierno estatal y los sistemas municipales para el Desarrollo Integral de la Familia son espacios donde es posible cambiar la calidad de vida de las personas que necesitan este tipo de atención, así como la de sus familias.

Prueba de ello son los cerca de 11 mil usuarios que se atienden en municipios como Zacatecas, Guadalupe, Fresnillo, Calera y Ojocaliente, por mencionar algunos.

Dichas unidades brindan atención, principalmente a través de servicios de medicina física y rehabilitación, a personas de todas las edades y condiciones socioeconómicas, sin importar si son derechohabientes de otras instituciones de salud.

Adriana de la Luz Torres Rodríguez, coordinadora general del Centro de Rehabilitación y Educación Especial (CREE), explicó que en México el DIF es la instancia que tiene la infraestructura requerida para otorgar ayuda en esta materia. En Zacatecas, el CREE tiene 46 años operando, al igual que las UBR.

En las Unidades Básicas de Rehabilitación brinda atención un auxiliar o un licenciado en terapia física; además, una o dos veces al mes, según se presente la demanda, acude un médico para revisar a los pacientes y dejar indicaciones para que el terapeuta les de continuidad.

En estos lugares atienden a personas con secuelas por fracturas, esguinces, evento vascular-cerebral, con artritis, pie plano, lumbalgia, así como a niños con alto riesgo neurológico o con daño establecido como síndrome Down, crisis convulsivas, bebés prematuros, que presentaron hipoxia o ictericia al nacer.

Bajo este esquema de cooperación, los DIF municipales se encargan del pago de honorarios del terapeuta, del médico y de los espacios físicos, mientras que el Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia se encarga del equipamiento y la capacitación del personal.

Por las terapias, los usuarios cubren cuotas de recuperación que van desde los 25 pesos hasta un máximo de 90, las cuales se determinan a través de un estudio socioeconómico; en ocasiones, se establece que la atención sea gratuita.

Las UBR constituyen un esfuerzo gubernamental por brindar atención integral a la población en situación vulnerable; incluso hay algunas unidades, como la de Fresnillo, que también ofrecen servicios de odontología, nutrición y psicología. Próximamente habrá también terapia del lenguaje.

Respecto esto último, Torres Rodríguez explicó que en Zacatecas hay pocos lugares donde se ofrece este tipo de terapia, a pesar de que es una necesidad real en todo el estado porque hay niños con problemas del lenguaje, de aprendizaje y de audición.

La UBR de Fresnillo tiene además un tanque terapéutico, otra modalidad de terapia complementaria que aporta beneficios a pacientes con artritis, secuelas de cirugías, lumbalgias, entre otras. La terapia se realiza en agua, a temperatura promedio de 38 grados, lo que favorece la relajación muscular, facilita el movimiento y disminuye el dolor.

Manuel de Jesús Bonilla Bañuelos es usuario del lugar desde hace años; al iniciar, no tenía movilidad en el cuerpo y eso lo hacía depender totalmente de su familia; ahora, sus piernas y sus brazos se han fortalecido, por lo que agradeció los bajos costos, la atención y tener un lugar adecuado para lograr este avance.

“Antes mis padres me tenían que dar de comer en la boca; hoy, aunque con algunas dificultades, ya lo puedo hacer yo solo”, manifestó.

Esther Martínez Macías tiene un bebé que necesita estimulación temprana, la cual ha tomado en la UBR, donde el pequeño ha podido aprender a sentarse, por lo que la madre agradeció que las cuotas sean accesibles -paga 30 pesos por sesión- cuando por los precios no podría asistir a otros lugares, agregó.

Leticia Escalante Guzmán, encargada de la UBR de Fresnillo, detalló que en este lugar trabajan siete terapeutas en jornadas de 12 horas.

Finalmente, la Coordinadora General del CREE exhortó a los zacatecanos a que acudan a las UBR y al Centro de Rehabilitación donde hay personal capacitado, pues los costos son muy accesibles y hasta pueden exentar el pago. “Tengan la seguridad que estarán en las mejores manos”, aseveró.


Los comentarios están cerrados.