MARLEN LUNA / NTRZACATECAS.COM
MARLEN LUNA / NTRZACATECAS.COM

En Fresnillo hubo en promedio casi un caso diario de violencia intrafamiliar con víctimas menores de edad, de acuerdo con datos de la Procuraduría de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes.

Patricia Herrera del Villar, delegada de la instancia del Sistema Municipal del Desarrollo Integral de la Familia (SMDIF), precisó que 44 fueron por violencia física, 20 sexual, 42 emocional, nueve por adicciones, 222 omisiones de cuidados.

Precisó que, para salvaguardar a los afectados, sobre todo en casos de agresiones físicas, sexuales y omisión de cuidados, 28 niños, de distintas edades, fueron resguardados por orden del Ministerio Público (MP).

Resaltó que todos los casos se llevan a la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE), para las investigaciones correspondientes; sin embargo, desconoció qué procesos o consecuencias legales han proseguido, pues la procuraduría sólo coadyuba para las indagatorias.

La funcionaria advirtió que en los 20 casos de agresiones sexuales, los perpetradores fueron personas directamente relacionadas o muy cercanas a las víctimas: padres, padrastros, tíos, primos, amigos y vecinos, entre los que resaltó hay incluso otros menores de edad.

Los ataques físicos, especificó, son maltratos, golpes o daños en el cuerpo; de emocionales, explicó que son cuando los niños son tratados con desprecio, dejados constantemente con familiares, “les hablan con falta de cariño o les echan la culpa de los problemas”.

Lamentó que las madres muchas veces son las principales victimarias, con un índice de 50 hasta 60 por ciento de los casos, “por la cercanía que tienen con los niños”. Sin embargo, argumentó que, por lo general, estas mamás padecen condiciones adversas.

“Desgraciadamente, lo que vemos es que la mujer se desquita con los hijos, con los niños, por la violencia que sufre de su pareja y pues se les invita a que todos vayan a terapia, que es lo que como institución se puede apoyar, pero mucha gente se niega a recibir”, detalló Herrera del Villar.

Enfatizó que las edades de estas madres son entre los 15 y 25 años, aunque la mayoría menores. Agregó que este “desinterés total” también se deriva de situaciones graves, como adicciones, principalmente consumo de cristal, que mencionó ha afectado mucho a mujeres.

Mencionó que las hay que consiguen otras parejas y dejan la responsabilidad de los hijos, pero también otras trabajan y “el hombre no las deja”, por lo que eligen separarse para poder seguir su vida laboral.

La delegada de la procuraduría del DIF reiteró que, en casos de violencia verbal o física, “ella expone su vida”, entonces se detectan estos problemas y que “por temor no se van del domicilio”; en estos casos, las mujeres son canalizadas a otras instancias para recibir apoyo.

Dos de cada 10 casos de violencia contra los niños son por abandono y, al involucrar a padres menores de edad, se complican. Patricia Herrera expuso que “desaparecen”, regresan y vuelven a ser ilocalizables, pero la custodia no se mueve porque “no hay un acta de defunción”.

En cuanto a los conflictos de parejas que se separan, mencionó que “no se ponen de acuerdo” o “se pelean por quién tiene el poder sobre ese niño, es decir toman como un objeto a la persona”.

Herrera del Villar afirmó que a cada caso se le da seguimiento, para verificar con quién están los niños, además de que se ofrecen terapias psicológicas, facilitan investigaciones de la FGJE y se realizan visita domiciliarias; sin embargo, salvo que se detecte que las agresiones son dentro del núcleo donde están, los niños permanecen ahí.


Los comentarios están cerrados.