REGAÑADOS

Este miércoles se confirmó la primera muerte por el coronavirus COVID-19 en el país y con ella se alborotaron todos los nidos de víboras en el rancho. Aunque hasta ayer por la noche, Zacatecas seguía sin casos positivos y sólo dos sospechosos, lo mejor es prevenir y si lo sabrá el gobernador Alejandro Tello, quien agarró de una oreja al secretario de Salud, Gilberto Breña, y se lo llevó directito a la central y aeropuerto porque cómo que los filtros son si quieren y si no, no. Regañado.

Otra que se llevó las burlas a nivel nacional, y apenas en la fase 1 de la pandemia, fue la senadora Geovanna Bañuelos, coordinadora del PT, quien no resistió a presumir su foto con el subsecretario de Salud federal, Hugo López-Gatell, ¡saludándolo de mano! Una de las principales restricciones impuestas por la propia Ssa. Predicar con el ejemplo, le dicen.

 

VA PA’ LARGO

En un bonito acuerdo de Morena, PT y PVEM, los diputados federales Óscar Novella, Samuel Herrera, Mirna Maldonado, María de Jesús García, Alfredo Femat y Carlos Puente, una vez más, destacaron por otra de esas aprobaciones que no cayeron nada bien, según los chismosos. Sin la presencia de los opositores, víctimas del coronavirus, dicen, los zacatecanos contribuyeron para lograr que se reglamentara la reelección de los legisladores ¡por hasta dos periodos consecutivos!

Llamó la atención la ausencia de la verde Lyndiana Bugarín, también aliada de los guindas a conveniencia, mientras que ya se esperaban las de Frida Esparza, del PRD; Carlos Pavón, del PRI, y Jacky Martínez y Chabelo Trejo, del PAN. En la discusión de la reforma, Puente defendió en que ni pase automático ni albazo, sino lo que se busca es eliminar los bochornos del “es mi primer día”, es decir, que cada que inicie una Legislatura, los diputados no pasen por “la curva del aprendizaje”.

 

VIGILANCIA

Luego de trágicos acontecimientos en varios municipios, el diputado de Morena Omar Carrera propuso en el Congreso que las contralorías pasen a ser órganos internos de control y se acoplen a los sistemas nacional y estatal anticorrupción, pues es bien sabido que hasta ahora sus funciones son “limitadas o poco claras”, en la mayoría de los casos. Además, acusó que se tratan más de puestos políticos que de vigilancia, al estar ligados directamente a los resultados electorales.

Y es que malas pasadas de la función se han repetido recientemente y, para ejemplos, Sombrerete, donde el alcalde Alán Murillo se pasó largo tiempo para cambiar al titular del área. Otro caso trágico fue Ojocaliente, con el primer edil Daniel López, quien puso de patitas en la calle al contralor Víctor Manuel Ahumada y así quedó a gusto. O Guadalupe, como mencionó el propio Carrera, donde ahora los Julios Césares: Chávez y Nava conviven en feliz acuerdo, critican los resentidos.

 

SIN-SINDICATO

Cuando todos creían que a la UAZ no le faltaba otro mal ejemplo, después de sus acosadores exhibidos, salió el Sindicato de Personal Académico (SPAUAZ), dirigido por Pedro Martínez, a convocar a una asamblea de 3 mil personas en plena pandemia, para los cambios de la reforma estatutaria. Lo bueno, aclaran las serpientes, es que de inicio nadie lo consideró un riesgo más allá de para el propio gremio que para la salud pública.

Otra vez el SPAUAZ quedó exhibido. La convocatoria de Martínez a duras penas logró juntar a unos cuarenta profesores, por lo que el único peligro detectado fue que alguno de los presentes se le ocurriera tomar el micrófono para hablar de las muchas y muy variadas historias de “situación personal”. Este jueves se llevará a cabo el plebiscito para incorporar cambios en representación democrática, equidad de género, transparencia y rendición de cuentas. Necesitan mil 600 agremiados, nomás…


Los comentarios están cerrados.