XIMENA LOERA/NTRZACATECAS.COM
XIMENA LOERA/NTRZACATECAS.COM

La violencia no cesa en el estado pese a la contingencia por el coronavirus Covid-19, pues al menos 14 personas fueron ejecutadas este fin de semana; entre las víctimas, hay cuatro policías acribillados en Sombrerete, hombres torturados y un padre y su hija, muertos en un ataque armado contra una familia completa en Calera, donde además resultaron heridos la madre y un adolescente; en el lugar también se encontraba un niño de dos años que resultó ileso.

La inseguridad nuevamente trastocó a las instituciones. La madrugada de este sábado, elementos de la corporación municipal de Sombrerete fueron asesinados, en cumplimiento de su deber, por un grupo de sujetos armados.

Mediante un comunicado del Grupo de Coordinación Local (GCL), el gobernador Alejandro Tello Cristerna condenó los hechos. El alcalde Alán Murillo Murillo declaró que apoyaría a las familias de los caídos con gastos funerarios y especificó que contaban con seguro de vida.

La agresión se registró aproximadamente a las 1:30 horas, en la calle Fundidora del Barrio Santa Rosa, desde donde se reportaron detonaciones de arma de fuego. Al llegar, efectivos de la Dirección de Seguridad Pública Municipal (DSPM) confirmaron disparos.

Cuatro policías, de la unidad 043, solicitaron apoyo a través de sus radios, pues fueron emboscados cuando realizaban recorridos de vigilancia. Al llegar los refuerzos, los oficiales ya habían muerto: eran dos mujeres y dos hombres: Mayra, comandante de la corporación municipal, Patricia, Juan Antonio y Diego.

Hasta el cierre de esta edición se desconocía la identidad y ubicación de los agresores, pues lograron escapar tras perpetrar el multihomicidio. El GCL informó que mantendrían el operativo implementado por los tres órdenes de gobierno, para localizar a los responsables y “aplicarles todo el peso de la ley”.

Murillo Murillo aseguró que hay coordinación entre los tres órdenes de gobierno; sin embargo, reconoció que los habitantes de Sombrerete están desconcertados por lo ocurrido; antes de las bajas, 62 efectivos integraban la DSPM.

Puntualizó que, aunque habían registrado sucesos violentos “de forma esporádica”, ninguno como el de la madrugada de este sábado. Ahora la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) trabaja para reunir elementos de una carpeta de investigación que permita esclarecer los hechos.

El alcalde llamó a la población a mantener la calma: “pido que, aun cuando atravesamos por un momento difícil, nos apoyemos, que se evite difundir información falsa, rumores y especular sobre los hechos, porque esto no abona en nada y sí nos afecta a todos”. Recordó que, además de “permanecer en casa para evitar contagios, a la vez, [es] para prevenir en seguridad”.

 

Más muertes

Tras los fatídicos hechos ocurridos en Sombrerete, con apenas unas horas de diferencia se reportó el hallazgo de seis hombres con el tiro de gracia, torturados y maniatados en El Mineral; el saldo hasta ese momento era de 10 asesinados en el estado. Cinco cuerpos fueron encontrados sobre un camino de terracería que conduce al balneario Las Palmas, sobre la carretera federal 49 tramo Fresnillo-Río Grande.

Casi al mismo tiempo, fue encontrado otro cadáver: el de un hombre de aproximadamente 20 años, en las mismas condiciones que los anteriores, pero éste se localizó a la entrada de la comunidad Valdecañas, con dirección a Saucito del Poleo.

Luego el horror continuó. La tarde del sábado, en el fraccionamiento Cortés de Calera de Víctor Rosales, una familia fue atacada a balazos, dejando a un padre y una hija sin vida en el lugar, mientras que la madre y sus otros dos hijos, uno de ellos de apenas dos años, fueron heridos.

La agresión se registró en la calle Guerrero, esquina con Moctezuma; en una camioneta Chevrolet, verde, fue ejecutado el hombre, de aproximadamente 44 años, en tanto que su hija, de 24, quedó tendida a la entrada de la cochera. En el mismo domicilio resultó lesionada la mamá, de 45 años, y un menor de 16 años, quienes fueron trasladados a un hospital; un niño de dos años resultó milagrosamente ileso.

Además, antes de la medianoche del viernes, dos hombres habían sido ultimados en la calle Carlos Puente del fraccionamiento San Miguel, en Guadalupe; en este caso, al igual que en los otros, también se desconoce quiénes fueron los agresores, pues éstos se fugaron. En sólo horas, sumaron 14 víctimas de la violencia en Zacatecas.

Liberados, alumnos de UAZ secuestrados

Los estudiantes que habían sido reportados como desaparecidos desde la madrugada del jueves fueron liberados este sábado, en un operativo de seguridad en el que hubo intercambio de disparos entre las autoridades y presuntos delincuentes.

Desde que se desconoció su paradero, las imágenes de una joven y dos varones, unos alumnos de la Unidad Académica de Odontología de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), se viralizaron en redes sociales para buscarlos e incluso hubo manifestaciones para reclamar su aparición con vida.

Según versiones, los tres muchachos, de 21, 22 y 17 años, acudieron a una fiesta en una casa de Guadalupe, salieron del lugar y abordaron un Uber; desde ese momento, sus familiares perdieron comunicación con ellos.

La mañana de este sábado, elementos de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) y de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) se trasladaron a Pánfilo Natera, donde estaban privados de su libertad los reportados como desaparecidos.

En el operativo conjunto, efectivos de la Policía Estatal Preventiva (PEP) fueron agredidos por civiles armados, por lo que repelieron el ataque, pero no se registró ningún herido. Las autoridades lograron liberar a los jóvenes y detener a un sospechoso, además de asegurar dos vehículos.

La FGJE proporcionó atención médica y psicológica a las víctimas, que se encuentran resguardadas y en buen estado de salud.


Nuestros lectores comentan

  1. «…Alejandro Tello Cristerna condenó los hechos. El alcalde Alán Murillo Murillo declaró que apoyaría a las familias de los caídos con gastos funerarios y especificó que contaban con seguro de vida.»
    Entonces todo arreglado, ya el tarado gobernadorcillo de quinta y el imbécil presidentillo de rancho saldaron los agravios con sus palabrerías.
    tello y toda su pandilla de delincuentes, impuestos por miguela, nos tienen hundidios en la incertidumbre y en la inseguridad. Pero no solo es culpa de este incauto gobernadorcillo de juguete, títere de miguela lonso; más bien me parece que la culpa la tienen quienes votaron por él con la esperanza egoista de alguna paga o faor. Ni modo. El pueblo tiene el gobierno que busca.