ALBERTO MORONES / NTRZACATECAS.COM
ALBERTO MORONES / NTRZACATECAS.COM

Sin dejar pasar uno de los actos litúrgicos más importantes de la cuaresma, el obispo de la Diócesis de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló, realizó la celebración del Domingo de Ramos a través de redes sociales, para dar inicio a la semana mayor, donde pidió vivir este momento de reflexión y sacrificio desde casa.

En Catedral, a puerta cerrada, el obispo llevó a cabo la representación de la entrada, para luego pedir a la gente, que observaba desde casa la liturgia, levantara sus ramos, sin importar que fueran de años pasados, para ser bendecidos y colocados en la puerta de cada uno de los espectadores.

Expuso que este acto hace referencia a la entrada de Jesús en Jerusalén, donde el pueblo lo recibió con ramos y palmas, para luego vivir la pasión, muerte y resurrección.

Instó que, esta contingencia, es una oportunidad para todos los católicos para recuperar la iglesia doméstica, “volver al principio, a lo esencial, practicar en familia la oración, la reflexión”.

“Sin dejar de vivir la pasión, hagámoslo desde casa; no decir ‘voy a ir al acto litúrgico del viacrucis’, sino vivir la pasión, la cual se vive desde las personas a las que no puedes ir a visitar, si no puedes regresar a tu hogar, a tu pueblo; […] porque el amor se expresa de muchas formas, al igual que la cercanía, vive tu pasión”.

Destacó que la semana santa es un tiempo especial, único, para poder profundizar nuestra fe, reconocer nuestros errores y orar; “ahora más que nunca, ante la pandemia mundial que atravesamos, tu iglesia está en tu casa”, reiteró.

En este tenor, pidió a los feligreses vivir con fe los actos de la aprehensión, pasión, muerte y resurrección de cristo, que se sitúan dentro de la semana mayor.

 


Los comentarios están cerrados.