STAFF / NTR.COM
STAFF / NTR.COM

TLALTENANGO. El gobierno municipal decidió prohibir la venta de bebidas alcohólicas en toda la demarcación como medida preventiva para combatir el Coronavirus, dejando en operación solo los negocios que ofrecen servicios esenciales.

El presidente municipal, Miguel Ángel Varela Pinedo, informó que la decisión fue tomada esta mañana en sesión de cabildo, en la que también participó personal de los Servicios de Salud del Estado y del 53 batallón de infantería.

El objetivo es contribuir a la sana distancia entre los habitantes del municipio y dar seguimiento a las directrices establecidas en el Diario Oficial de la Federación el pasado 31 de marzo.

“Hoy es el último día que trabajan tianguis, tiendas de ropa, licorerías, talleres mecánicos, papelería y regalos, todo lo que no sea indispensable; los que sí lo son, negocios de comida, solo para llevar, el mercado, farmacias, hospitales, siguen operando”.

El alcalde informó que entre el viernes y el domingo se detuvo a 27 personas por consumir bebidas alcohólicas en la vía pública, y aunque se supo de varias fiestas familiares dentro de domicilios, «en éstos no puede ingresar la policía municipal por normatividad».

El ayuntamiento distribuirá 5 mil despensas de manera directa a la población, mediante la entrega a domicilio.

Rubén Durán Tiscareño, coordinador de la sexta Jurisdicción Sanitaria de los Servicios de Salud, informó que se instalarán filtros sanitarios, sin embargo, no seguirán los límites municipales, sino que estarán situados en zonas estratégicas, siempre en coordinación con los municipios.

Se ubicarán en la comunidad El Malacate, situada entre los límites de García de la Cadena y el estado de Jalisco, que protegerá la entrada al cañón de Tlaltenango y a Mezquital del oro; también en el entronque de Jalpa, situado en la cabecera municipal de Tlaltenango y se espera que se instalen más en el crucero a Totatiche, en los límites entre Momax y Jalisco, reforzado por otro en Atolinga en la carretera a Totatiche, así como uno en Florencia de Benito Juárez, con su camino hacia la Yesca, Nayarit.


Los comentarios están cerrados.