STAFF/NTRZACATECAS.COM
STAFF/NTRZACATECAS.COM

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, afirmó que la crisis por la emergencia sanitaria por el Covid-19 “es pasajera, transitoria” y que “pronto regresará la normalidad”. “Venceremos al coronavirus, reactivaremos la economía y México seguirá de pie”, enfatizó.

En un mensaje transmitido a nivel nacional este domingo, el primer mandatario anunció el plan del gobierno de México para hacer frente a la contingencia y rindió un “informe trimestral en medio de la incertidumbre por los estragos” de la pandemia. “Les anticipo que, a pesar de los pesares, saldremos adelante, porque son más nuestras fortalezas”, puntualizó.

Aseguró que la Federación ya inició acciones para reactivar la economía y precisó que “la fórmula es la suma de tres elementos básicos: mayor inversión pública para desarrollo económico y social, empleo pleno y honestidad y austeridad republicana”, con la premisa de “primero el bienestar del pueblo”.

Aunque admitió la depreciación del peso en 23 por ciento, defendió que la Federación hace “lo imposible para mantener el compromiso de no aumentar la deuda pública”, además de garantizar no aumentar los precios de los combustibles, con mayores recursos para Petróleos Mexicanos (Pemex) y asegurar el abasto de energía con la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

En obra pública, el titular del Poder Ejecutivo federal detalló que se invertirán 25 mil millones de pesos adicionales para infraestructura de agua potable, pavimento, drenaje, vivienda, entre otros rubros, en 50 municipios del país, además de otra bolsa para reparaciones en escuelas por medio de sociedades de padres de familia.

Mantienen prioritarios

López Obrador resaltó que continuarán las construcciones del aeropuerto de Santa Lucía; el ferrocarril del Istmo Salina Cruz-Coatzacoalcos; el Tren Maya, así como la rehabilitación de seis refinerías y la construcción de Dos Bocas, en Tabasco.

Asimismo, dentro de las medidas contra las afectaciones económicas, recalcó que se reforzará el reparto de apoyos, luego de que se adelantaran las entregas de pensiones. “Los programas sociales y el desarrollo promovido por el gobierno este año llegará a 22 mil millones de beneficiarios”, destacó.

Agregó que los institutos Nacional del Fondo de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) y de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) otorgarán más créditos y se darán también para “pequeñas empresas familiares de los sectores formal e informal”.

El presidente de la República aplaudió la que calificó como “la reforma social más importante de los últimos tiempos”, la del artículo 4, para otorgar por mandato de ley las pensiones y apoyos a grupos vulnerables, así como “garantizar también el derecho a la salud gratuita”.

Para financiar el plan general, especificó que se recurrirá al Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios, los recursos de fideicomisos y el apoyo “en banca de desarrollo”, pero sobre todo se aplicará “con mayor rigor el plan de austeridad” en el gobierno, aunque aclaró que no habrá despidos.

“En esta crisis transitoria, a cada quien le toca hacer su parte”, insistió, por lo que bajarán los sueldos de altos funcionarios; se eliminarán aguinaldos, desde subdirectores hasta el primer mandatario; se restringirán gastos en publicidad, viáticos, operación, compras y “costos de obras”, y aumentará “la enajenación de bienes mal habidos a la delincuencia común y de cuello blanco”.

 

Apoyo del sector privado

El primer mandatario puntualizó que tiene el respaldo y “colaboración del sector privado nacional”, por lo que la próxima semana se anunciará un programa de inversión para el sector energético, por 339 mil millones de pesos.

Reconoció a los bancos por dar prórrogas en créditos y agradeció a los empresarios por demostrar “su humanismo, su dimensión social” y que acaten “voluntariamente las indicaciones de parar sus actividades económicas no esenciales, manteniendo el empleo, los sueldos y las prestaciones de los trabajadores”.

En cuanto a estímulos fiscales, expuso que se mantendrán los que ya se tienen en la frontera, que no aumentarán ni se crearán gravámenes y que se devolverá “con prontitud” el Impuesto al Valor Agregado (IVA), “como lo solicitó el sector empresarial”.

Garantizó que en nueve meses se crearán 2 millones de nuevos empleos y que 95 por ciento de las familias pobres de México ya reciben cuando menos un apoyo o beneficio, acciones en las que, destacó, se basa “el optimismo”.

 

Sistema de salud, listo

López Obrador consideró que “cuando llegó legó el coronavirus, ya estábamos trabajando para mejorar el sistema de salud pública”, pues se encontraba “en estado ruinoso”.

Anunció que hay recursos para contratar de manera adicional a 45 mil médicos y enfermeras, se dará base a 80 mil trabajadores eventuales y se destinarán 40 mil millones de pesos más a este sector.

Resaltó que “toda la estrategia sanitaria está en médicos especialistas y científicos”, que reconoció como “eminencias con vocación social”, por lo que presumió que “México es, después de la India, con menos infectados y el tercer país con menos defunciones por número de habitantes”.

“Vamos bien, pero no desconfiemos […] la parte más difícil de la epidemia está por llegar”, advirtió.

En resumen, subrayó el presidente de la República, “se apoya a los que más lo necesitan, a los pobres y a los más vulnerables ante la epidemia”. Advirtió que “nada nos hará regresar al pasado” y que, “a pesar de las adversidades, no se detendrá la transformación de México”.

“No son tiempos para la depresión, sino para la entereza. La esperanza es una fuerza muy poderosa […]  y estoy seguro de que pronto convocaré al pueblo a darnos abrazos en las plazas públicas, porque vamos a salir de nuevo”, concluyó.

 


Los comentarios están cerrados.