REFORMA
REFORMA

Chicago, EU.- La pandemia del coronavirus que ha paralizado a grandes minoristas y tiendas familiares en todo el mundo podría estar haciendo mella también en los negocios ilícitos.

En Chicago, una de las ciudades más violentas de Estados Unidos, las detenciones relacionadas con drogas se han desplomado un 42 por ciento en las semanas posteriores al inicio de la cuarentena, con respecto a la estadística del año pasado.

Parte de esa caída, según algunos abogados penalistas, se debería a que los traficantes no tienen otra opción más que esperar al final del bache económico.

En general, los delitos en Chicago bajaron un 10 por ciento desde el inicio de la pandemia, una tendencia que se repite en todo el mundo con ciudades reportando caídas en la tasa de criminalidad desde que se pusieron en marcha las medidas para contener la propagación del coronavirus.

Incluso en las regiones con un mayor nivel de violencia fuera de las zonas de guerra, se cometen menos asesinatos y robos.

Sin embargo, las autoridades están preocupadas por un incremento de la violencia doméstica no denunciada y por lo que ocurrirá cuando se levanten las restricciones o si se alargan demasiado.

Es raro que la tasa de delincuencia de una ciudad baje en dos dígitos, incluso en periodos muchos más largos.

En Latinoamérica, la delincuencia se ha reducido a unos niveles nunca vistos en décadas.

El Salvador reportó una media de dos asesinatos al día en el último mes, desde el pico de 600 diarios de hace unos años.

Gran parte de ese cambio se debió al endurecimiento de las políticas de la seguridad y a las treguas entre pandillas, pero la imposición de una limitación casi total a los movimientos podría estar reduciéndola aún más, según analistas y las estadísticas nacionales.

En Perú, donde la delincuencia se desplomó un 84 por ciento el mes pasado, Raúl González, empleado en una funeraria en Lima, llegó a tener hasta 15 cadáveres diarios, muchos de ellos víctimas de homicidios. Esta semana, dormitó sobre un banco tras seis horas sin clientes.

«Casi no hay asesinatos y accidentes de auto estos días», informó González.

En Sudáfrica, la Policía reportó un sorprendente declive en su primera semana de cuarentena. El Ministro de la Policía, Bheki Cele, dijo que el número de violaciones denunciadas pasó de 700 a 101, con respecto al mismo periodo de 2019.

Además, los cargos por asalto pasaron de dos mil 673 a 456, y los asesinatos de 326 a 94.

En Nueva York, el principal brote del virus en Estados Unidos, los delitos mayores, asesinato, violación, robo, agresión, hurto mayor y robo de autos, se redujeron en un 12 por ciento entre febrero y marzo.

En Los Ángeles, las estadísticas de delitos cometidos en 2020 estaban en línea con las del año pasado hasta la semana del 15 de marzo, cuando se redujeron en un 30 por ciento.

La forma de vigilar también está cambiando por la pandemia. Cada vez más agentes caen enfermos: en el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York, el más grande del país con 36 mil agentes, más de 7 mil están de baja y más de 2 mil fueron diagnosticados con Covid-19.

Además, las autoridades estadounidenses están emitiendo citaciones en lugar de realizar detenciones de bajo nivel, controlan el cumplimiento del distanciamiento social y colocan detectives en los autos patrulla, lo que a su vez podría reducir la tasa de criminalidad.

Pero aunque las detenciones por narcóticos han caído, la venta de droga continúa y los traficantes pueden haberse visto obligados a cambiar sus estrategias, apuntó Rodney Phillips, quien formó parte de una pandilla en Chicago pero ahora trabaja como mediador de conflictos en la ciudad.

Otros delitos, sin embargo, podrían verse avivados por las cuarentenas.

El jefe de la policía de Houston, Art Acevedo, dijo que en la ciudad los asaltos agravados se incrementaron en un 10 por ciento en las tres últimas semanas, y la mitad de ellos fueron violencia doméstica, una proporción mucho más alta de lo habitual.

Las llamadas a la línea telefónica directa de abuso y maltrato a menores de Misuri se redujeron a la mitad al inicio de la pandemia en el estado.


Los comentarios están cerrados.