STAFF / NTRZACATECAS.COM
STAFF / NTRZACATECAS.COM

Las y los diputados del GPPRD hacen un enérgico llamado a los gobiernos federal, estatales y municipales para que instrumenten programas de reacción inmediata para atender las crecientes denuncias de violencia doméstica contra mujeres, niñas, niños desde que inició la actual contingencia sanitaria.

Pidieron valorar, entre los programas a instrumentar, la pertinencia de restringir la venta de bebidas alcohólicas durante la llamada “Jornada de Sana Distancia”, pues muchos especialistas, incluso gubernamentales, alertan del riesgo que representa su consumo para detonar la violencia en situación de aislamiento

Estos especialistas han precisado que el alcohol potencia los síntomas de la depresión y ansiedad entre quienes lo consumen, lo que a su vez los hace propensos a la agresividad.

La bancada del Partido del Sol Azteca además exige se entreguen de forma inmediata los recursos para la operación de los refugios para mujeres en situación de violencia extrema, ya que la demanda de ayuda en ellos se disparó en las semanas de vigencia de la “Jornada de Sana Distancia”.

Demanda además que las medidas en materia sanitaria sean diseñadas integralmente con perspectiva de género y que se incrementen las campañas de información y difusión para prevenir más atentados contra mujeres, niñas y niños.

A fin de ilustrar el aumento de la violencia contra los más débiles de la familia, el GPPRD señaló que, de acuerdo con cifras de la Red Nacional de Refugios, en las primeras tres semanas de la “Jornada” aumentó 5% el ingreso de mujeres agredidas a sus instalaciones y 60% sus orientaciones a las víctimas vía telefónica, redes sociales o correo electrónico.

A su vez, la “Línea Mujeres” de la Ciudad de México informó que las llamadas de auxilio por violencia de género aumentaron cuatro veces desde que inició este período por la emergencia sanitaria generada por la pandemia de COVID-19.

A nivel nacional, el Instituto Nacional de las Mujeres reportó un aumento de hasta 100% en varias entidades federativas en llamadas de auxilio al “911” por violencia doméstica, 66% de las cuales son por agresiones físicas.

Desafortunadamente -puntualizó el grupo de las y los legisladores perredistas-, las agresiones contra niñas y niños también aumentaron en este lapso, pues al ser los más débiles, son víctimas de familiares violentos o de la delincuencia cuando sus padres tienen que dejarlos solos para conseguir víveres.

Reconoció que algunos funcionarios -como la Directora de Estrategia Violeta de la Secretaría de Gobernación, Alicia Leal- han hecho llamados a gobernadores, gobernadoras, y presidentes y presidentas municipales para que a su vez exhorten a sus jueces cívicos a emitir órdenes de restricción para que los agresores no puedan acercarse a las víctimas y para que además ordenen al o los agresores a abandonar el domicilio -pues las víctimas no lo pueden hacer-, pero no ha sido suficiente, a juzgar por el aumento creciente de las agresiones.

Por ello, el GPPRD insistió en su llamado a los gobiernos federal, estatales y municipales para actuar con perspectiva de género; atender de inmediato las llamadas de auxilio; realizar campañas de prevención de la violencia contra mujeres, niñas y niños; limitar la venta de alcohol, y entregar de inmediato los recursos ya presupuestados a los Refugios para mujeres en situación de violencia extrema.

 


Los comentarios están cerrados.