NOTIMEX
NOTIMEX

WELLINGTON. El gobierno de Nueva Zelanda levantará la noche de este lunes el bloqueo fase 4 contra la propagación del COVID-19, tras cuatro semanas de restricciones, pues anunció haber cumplido el objetivo de reducir los contagios.

La directora general de Salud, Ashley Bloomfield, anunció en que este lunes fue el octavo día consecutivo en que el número de casos nuevos de COVID-19 en el país fue de un solo dígito, con una muerte y cinco nuevos casos registrados en las últimas 24 horas.

La funcionaria consideró que, a través de las medidas de la fase 4 de alerta, se ha logrado la eliminación de la enfermedad, por lo cual el país está listo para retornar a la fase 3 a partir de las 23:59 horas de este lunes.

“Eso (las cifras) nos da la certeza de que hemos logrado nuestro objetivo de eliminación de la enfermedad”, expresó Bloomfield y aclaró que la eliminación no significa “erradicación”, así como que el país aún enfrenta el desafío de las remanencias del coronavirus.

«La eliminación significa que podríamos llegar a cero casos, pero podríamos tener un pequeño número de contagios nuevamente. Eso no significa que hayamos fallado, solo que estamos en posición de tener ese enfoque de tolerancia cero para tener un manejo muy agresivo de esos casos”, expresó Bloomfield.

Por su parte, la primera ministra, Jacinda Ardern, dijo que el país está a pocas horas de abandonar las restricciones más estrictas de la historia moderna y que la capacidad de rastreo de contagios ha aumentado significativamente.

“Lo hicimos. Y lo hicimos juntos”, expresó Ardern, quien ha sido reconocida por la comunidad internacional por su manejo de la pandemia de COVID-19.

No obstante, advirtió que al retornar a la fase 3 habrá nuevos riesgos, pues las personas entrarán en un contacto mayor; así como que solo se está reabriendo la economía nacional y no la vida social de los ciudadanos.

Con el levantamiento de las restricciones, 400 mil personas retornarán a sus trabajos, los comercios minoristas y los restaurantes abrirán y las escuelas operarán solo para niños menores de 10 años que no puedan tomar clases a distancia o cuyos padres tengan que asistir a sus empleos.


Los comentarios están cerrados.