KAREN CALDERÓN / NTRZACATECAS.COM
KAREN CALDERÓN / NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS. Las personas que utilicen espacios públicos o realicen reuniones privadas sin justificación en la capital serán sancionados con trabajo comunitario, advirtió el coordinador jurídico del Ayuntamiento de Zacatecas, Gerardo Espinoza Solís.

Detalló que estas sanciones serán tanto para mayores como para menores de edad, “ya que se está aplicando la Ley de Justicia Comunitaria, la cual tiene sustento en el artículo 21 constitucional”.

Esta medida legal se aplicará tras el gran número de denuncias sobre uso de parques, jardines y canchas que se encuentran cerradas por la contingencia.

El trabajo comunitario se establecerá de acuerdo con la gravedad de la falta y estará enfocado en la elaboración de gel alcoholado, caretas 3D, integración de despensas y entrega de apoyos alimentarios, principalmente.

“Los usuarios rompen el acordonamiento preventivo, hasta cadenas y candados, para utilizar estos espacios”, afirmó el funcionario municipal.

Explicó que la ley establece como infracciones comunitarias “escandalizar o producir ruidos por cualquier medio que, notoriamente, atentan la tranquilidad o salud de las personas”.

Agregó que quienes incurran en esto y sigan sin acatar las recomendaciones de las autoridades federales, estatales y municipales, podrían enfrentar algún proceso penal, debido a que se incurre en un delito en contra de la salud de las personas.

 

Habilitarán albergues

 

El ayuntamiento capitalino habilitará tres albergues para la atención de tres sectores durante la contingencia sanitaria.

Dichos albergues atenderán a personal médico, población en condición de calle, y a víctimas de violencias intrafamiliar y de género, informó Ulises Mejía Haro, alcalde de la capital.

Agregó que en el caso del hospedaje para el personal del sector salud, se habilitó la Casa de los Vitrales, ubicada en la Alameda J. Trinidad García de la Cadena, en donde médicos y enfermeras podrán descansar, si así lo deciden, o sólo realizar algunas acciones de limpieza antes de llegar a sus hogares, como medida preventiva para la protección de sus familias.

Subrayó que sólo se les proporcionará el servicio de hospedaje, mismo que será cubierto con recurso del ayuntamiento.

Para las personas en condición de calle, familiares de pacientes Covid-19 o migrantes que se encuentren varados en el estado, se habilitó la Casa del Migrante.

En este lugar se brindará alojamiento y alimento, así como artículos de higiene personal y un espacio para descansar.

Aquí, el padre David Ayala estará a cargo de los refugiados en situación de calle y personas que tengan familiares con Covid-19.

Por otro lado, el albergue para mujeres y niños, víctimas de violencia, será una casa de medio camino, donde serán resguardados hasta que un juez determine las medidas de protección.


Los comentarios están cerrados.