ALEJANDRO CASTAÑEDA / NTRZACATECAS.COM
ALEJANDRO CASTAÑEDA / NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS. La necesidad de alimentos en los centros urbanos, durante la contingencia, debe ser una oportunidad para que los productores reciban un pago justo por sus productos, aseveró Juan Luis Santos de la Cruz, docente de la Unidad Académica de Agricultura de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ).

Enfatizó que Zacatecas tiene un gran potencial agropecuario para la producción de alimentos de primera necesidad, pero los que se llevan las ganancias son los intermediarios. Por tal motivo, el gobierno debe intervenir con programas que reduzcan los gastos de inversión de los productores.

Explicó que los precios a los que venden los productores son muy bajos, en comparación con el costo al consumidor y la mayoría de la ganancia se queda en el canal de distribución.

Recordó que Zacatecas es de los principales productores de ajo y cebolla, San Luis Potosí compra la cosecha, la revende a Aguascalientes, donde se deshidrata, y el producto lo vuelve a comprar Zacatecas.

Propuso que la oportunidad de dar un valor agregado a estas cosechas es que toda la cadena de valor se quede en Zacatecas, se habiliten deshidratadoras y los productos se vendan a mejores precios.

De igual forma, aseguró que la mayoría de las cosechas zacatecanas tienen un plus, al ser naturales, lo que también debería representar un valor agregado.

Destacó que desde el gobierno estatal y federal se puede implementar un sistema de protección, con apoyos directos a los productores, y no se vea afectado el riesgo de desabasto.

Explicó que las regiones rurales más alejadas pueden comenzar a tener problemas de distribución, por lo que los intermediarios aprovecharían para comprar a precios más bajos, por lo que es importante que se genere una nueva economía.

“Necesitamos que el gobierno voltee a ver a los productores pecuarios y forestales, no sólo a los agricultores, pues todos producen productos alimenticios con gran calidad”, afirmó.

Reiteró que los gobiernos deben intervenir para evitar el oportunismo de los intermediarios y garantizar los canales de comercialización, para generar una nueva economía, con un pago justo por el trabajo agropecuario.


Los comentarios están cerrados.