REFORMA
REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO. La mejora de la calidad del aire en China por el Covid-19 duró poco. Después de que se relajaron las medidas de confinamiento para combatir la pandemia, los contaminantes del aire no sólo repuntaron, sino que superaron los niveles del año pasado, advierte un informe del Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio (CREA, por sus siglas en inglés).

Las emisiones industriales son las principales responsables de este repunte, estiman los expertos, porque la contaminación tiende a incrementar en áreas donde se quema carbón.

En ciudades grandes, como Beijing y Shanghái, los niveles de contaminantes se mantienen por debajo de las cifras de 2019.

Lo anterior indica que en estas zonas, donde el transporte es el sector más contaminante, la polución ha tenido un menor crecimiento.

«El rebote de los niveles de contaminantes del aire son una demostración de la importancia de priorizar la economía verde y la energía limpia en la recuperación de la crisis del Covid-19», apunta el documento.

Advierten recuperación «sucia»
Los científicos preveían un repunte de la contaminación del aire a nivel mundial una vez que la economía, producción y transporte se reanudaran, pero no esperaban que superara los niveles previos a la crisis del Covid-19.

Sin embargo, en los últimos 30 días, los promedios nacionales de concentración de partículas PM2.5, dióxido de nitrógeno (NO2), dióxido de azufre (SO2) y ozono (O3) alcanzaron o superaron los niveles del mismo periodo del año pasado.

«Este exceso podría significar una recuperación ‘sucia’, en la que los sectores más contaminantes están liderando», alerta el CREA.

El confinamiento por la pandemia del Covid-19 redujo de manera significativa el consumo de combustibles fósiles y mejoró la calidad del aire de China.

En el país asiático, los niveles de partículas PM2.5 cayeron 33 por ciento, mientras que los de NO2 disminuyeron 40 por ciento con respecto al año pasado.

Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) también bajaron 25 por ciento por el desplome de la generación de energía con carbón, la manufactura de cemento y el consumo de petróleo.

Por: Tonatiúh Rubín


Los comentarios están cerrados.