REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO.- Cada año mueren 25 mil personas de manera prematura a nivel nacional debido al uso de combustóleo, estiman académicos y actores políticos con base en estudios del IPN, la UNAM y el Instituto Mexicano del Petróleo.

Esta cifra supera incluso, y por mucho, la de muertes causadas por la epidemia de Covid-19.

El Diputado federal Jacobo Cheja, de Movimiento Ciudadano, consideró que el acuerdo emitido la semana pasada por la Secretaría de Energía que descarta el uso de energías limpias provocará el mayor uso de combustóleo por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

«Especialistas han advertido que las personas que viven en las regiones donde la CFE tiene sus termoeléctricas a base de combustóleo», dijo Cheja, «han resultado más afectadas en la actual pandemia del coronavirus (Covid-19)».

Por ejemplo, sólo en el Valle de México, el uso de combustóleo en la termoeléctrica de Tula provoca la muerte anticipada de 14 mil personas cada año, de acuerdo con los mismos estudios del IPN, la UNAM y el Instituto Mexicano del Petróleo.

Cheja presentará hoy un punto de acuerdo en el que exige al Gobierno federal respetar los compromisos internacionales y las leyes mexicanas para ayudar a reducir los contaminantes de la atmósfera.

Pablo Ramírez, especialista en energía y cambio climático de Greenpeace México, coincidió en que la política energética del Gobierno federal no sólo obstaculiza la transición hacia energías renovables, sino que es violatoria de los derechos humanos.

«Se abre la oportunidad a la generación a partir de energías fósiles sumamente sucias y con implicaciones a la salud, como es el combustóleo», expresó.

«Esto contraviene claramente los derechos humanos en términos de medio ambiente sano, de salud y de desarrollo sustentable».

Jorge Villarreal, experto de Iniciativa Climática México, dijo que el potencial aumento en el uso de combustóleo compromete las reducciones de gases de efecto invernadero, además de ocasionar serias consecuencias ambientales y de salud.

«No es una fuente energética ambientalmente sustentable ni socialmente sensible», advirtió.

La Senadora Xóchitl Gálvez advirtió el lunes que la contaminación por el consumo de energías sucias puede matar tanto o más que el coronavirus.

En ese contexto, ayer se informó que el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) ha suspendido a 17 centrales de energía renovable para realizar sus pruebas operativas, que en conjunto tienen una capacidad instalada de 2 mil 326 megawatts.

A nivel nacional, 25 mil personas mueren de manera prematura cada año debido al uso de combustóleo, estiman académicos y actores políticos, con base en estudios del IPN, la UNAM y el Instituto Mexicano del Petróleo.

Claudia Salazar, Antonio Baranda y Mayolo López
Agencia Reforma


Nuestros lectores comentan

  1. Juan Antonio Tarango C.

    Porque será que hasta ahora se expresan los que estuvieron con cargos federales como la señora Xochitl y que sabían del daño y ellos no quisieron aplicar políticas públicas para que no se utilizara el combustoleo. Qué dice su antiguo jefe que ahora e dueño de plataformas petroleras?