Alejandra Acuña
Alejandra Acuña

Violencia de género durante el confinamiento

 

La agenda mundial está determinada para priorizar la pandemia desatada, por lo que está obligando a los distintos gobiernos y a la sociedad en general a reordenar prioridades. Ante la emergencia y como parte de las medidas de salud, como bien sabemos se ha determinado el aislamiento en casa, en la medida de lo posible; por lo que dicha acción ha detonado el incremento de la violencia de género en casa.

La situación de violencia contra las mujeres y niñas se agrava en espacios de aislamiento por el incremento de ingesta de alcohol; drogas y otras sustancias tóxicas; el estrés que genera el estar encerrados; la necesidad de seguir percibiendo un ingreso y el deficiente estado ánimo por el encierro, se exacerba la vulnerabilidad en la que viven por lo que es doloroso tener que reconocer que su propio hogar es un espacio inseguro para ellas.

El pasado noviembre de 2019, el INEGI informó que cuatro de cada 10 mujeres (es decir 43.9%) ha recibido agresiones por parte del esposo o pareja actual o la última, a lo largo de su relación. Así mismo, se ha dado a conocer que los asesinatos en vivienda tienen mayor recurrencia en mujeres que en hombres; lo asesinatos se cometen con más violencia y saña, a través de asfixia, uso de arma blanca, envenenamiento o el uso de fuerza corporal, por lo que en muchos casos las mujeres e hijos que viven violencia intrafamiliar podrían comenzar a normalizarla, resignarse o aceptarla ya que al encontrarse compartiendo el mismo espacio y sin poder salir, las posibilidades de no morir en su hogar se reducen, por lo que el confinamiento agudiza esta realidad.

Ante esta situación en la que algunas personas están confinadas en sus hogares pueden encontrarse atrapadas con sus agresores, sin la posibilidad de distanciarse o de poder pedir ayuda a alguien, o buscar algún refugio por lo que se han desplegado diversas  acciones; por parte del gobierno federal se han incrementado las líneas telefónicas para recibir atención a través del 911. La Secretaría de las Mujeres del Estado de Zacatecas ha dinamizado en redes sociales la página “En contingecia estamos juntas”, a fin de brindar apoyo legal o psicológico; por parte de Sociedad Civil, varios Colectivos han socializado distintas campañas para acercase a ellas y a través de las redes de apoyo que han construido canalizar la ayuda. Por parte del INMUZAI (Instituto Municipal de las Mujeres Zacatecanas) en alianza con cadenas de tiendas y farmacias como Oxxo, Extra, Circle K, lanzaron la iniciativa “cubrebocas morado”; es decir, si una mujer al llegar a cualquiera de estos lugares solicita un cubrebocas morado la tienda activa un protocolo de ayuda para esa mujer, el cual consiste en realizar una llamada al 911 a fin de solicitar una patrulla de “Mujer Segura”, en Zacatecas las denuncias han aumentado hasta en un 70% por lo que las medidas mencionadas, son necesarias para brindar apoyo a las víctimas de violencia.

Lamentablemente mientras más se extienda el periodo de aislamiento, más se agrava la situación de exposición y vulnerabilidad de las mujeres que sufren violencia, por lo que no debemos permitir que se minimice y se oculte la realidad. Si estamos siendo víctimas de violencia tenemos alternativas; si estamos cerca de alguien que sea víctima de violencia podemos ayudarle de distintas formas, a veces podemos ser su única esperanza, necesitamos tomar conciencia de la situación y abrir los sentidos a fin de accionar, dejemos de normalizar el maltrato, los gritos, las peleas, todas las mujeres y niñas tenemos el derecho a vivir una vida libre de cualquier forma de violencia, no estamos solas.

 

 

 


Los comentarios están cerrados.