Luis Ernesto Olvera Rosas
Luis Ernesto Olvera Rosas

Protestando por una nueva realidad social

 

Híjole, a la sociedad del mundo y a México se le ha puesto difícil el tramo de vida que se afecta con la aparición del coronavirus – COVID 19. En sólo 4 meses la vida cambió drásticamente, en más del 70 % de países a nivel mundial, el encierro y el temor a la muerte es el fantasma aterrador de lo que vendrá en el futuro. ¿Habrá culpable?

En China se han desatado las últimas grandes epidemias: la gripe asiática, la gripe de Hong Kong, la gripe aviar o el Síndrome Respiratorio Agudo Severo, conocido como SARS, y el actual brote de coronavirus COVID-19, originado en la ciudad china de Wuhan.

Los rumores empiezan cuando la publicación de origen inglés especializada en medicina The Lancet publicó en un estudio que había una paciente “cero”, que no había pisado los mercados en donde dicen que salió la epidemia a causa de la transmisión de murciélagos a los pangolines, ambos comida y remedios medicinales para la población de China. Entre los autores están siete médicos del Hospital Jinyintan de Wuhan, fuente de la publicación;  después, las autoridades de salud salieron a desmentir la nota.

Jugar a ser dioses para destruir enemigos es uno de los riesgos que ningún gobierno imperialista debería provocar; es también otro peligro para la extinción de los humanos sobre el planeta Tierra.

Motivo de preocupación, el crecimiento de la población en condiciones de desigualdad que deteriora el medio ambiente.

Otra vez China sale a relucir, junto con los países llamados en vías de desarrollo, y los que llamaría sin nada de desarrollo, como los de África central. La gran población china, ante años de un desarrollo económico bajo de la población, recurrió a dietas, para algunos extrañas, incluyendo la parte rica de Hong Kong. La expansión hacia el sur de China para fortalecer los mercados asiáticos y del Pacífico, programada para el 2025 -ahora detenida-, impulsó la construcción de grandes ciudades.

Según el Banco Mundial, cerca de 200 millones de personas se mudaron a áreas urbanas en el este de Asia durante la primera década del siglo XXI, esa población es mayor en 40% a la de México; la presión sobre los recursos naturales se la podrá imaginar.

¿Qué sucede?

La población entró en contacto con la fauna y su hábitat, y por consecuencia, con los animales domésticos, no únicamente con perros y gatos, sino con los que sirven para la alimentación:  cerdos, aves de corral, vacunos, reproducidos en grandes proporciones. En esto entra el ejemplo de los murciélagos, su historia podría llenarnos de miedo. Estos animalitos, que son benéficos por ser importantes polinizadores a nivel mundial, también transmiten enfermedades y provocan otras al exterior.

En donde existan cavidades, se podrán alojar: en la catedral de Zacatecas, en el Palacio de la Mala Noche, en pretiles de las casas y puentes, de manera que no solamente en cavernas. El murciélago es un tema ambiental muy interesante y los conocemos de cerca.

Peter Daszak, de EcoHealth Alliance, una ONG estadounidense especializada en detectar nuevos virus y prevenir pandemias, observó 188 virus zoonóticos conocidos -porque se transmiten de animales a humanos- y descubrió que los murciélagos albergaban una proporción “significativamente mayor” de éstos que otros mamíferos (CNN). A estos científicos se les ve altamente protegidos al hacer las investigaciones, eso sí, menos que los actuales mineros y su protección de trabajo.

También es un transmisor muy activo de la rabia, principalmente en ganado, roedores, perros y felinos. En Zacatecas, enfrentamos una epidemia en el ganado a causa de murciélagos hematófagos, esos que les gusta la sangre; se tomaron las medidas entre la SAGARPA y SEMARNAT para controlarlo, eso a finales de los noventas y el año 2000.

En otra ocasión escribiré sobre este pobre villano biológico.

Pero hablemos un poco de las protestas que se dan en el mundo.

La pobreza que dejaron los gobiernos neoliberales y que presidentes como Sebastián Piñera, promueve despiadadamente políticas en contra de la sociedad, ha logrado, desde antes de la pandemia, movilizar a la población chilena en estos días en las zonas pobres del país, como en la comunidad El Bosque, al sur de Santiago. Como es la costumbre del clásico gobernante de derecha, los enfrentó con lujo de violencia con policías para reprimirlos.

¡Para tomar en cuenta! Enfermeras del Hospital General Universitario de Ciudad Real, un centro sanitario público adscrito al Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, en España, se presentaron el sábado en la concentración convocada contra el Gobierno por la formación ultraderechista Vox, con carteles en los que se podía leer; “Las sanitarias curando, los fascistas contagiando”, “Vuestras banderas no curan” y “El fascismo también es un virus” (agencia EFE).

Debemos protestar por el desorden que hay por no planear la convivencia entre la naturaleza y los humanos, y contra la tiranía de doctrinas lesivas del bienestar de la población, así, podremos llegar a una nueva realidad social.

luiserol@hotmail.com

 


Los comentarios están cerrados.