Manuel Ibarra Santos
Manuel Ibarra Santos

La reforma del federalismo fiscal, AMLO y Zacatecas

 

El anuncio histórico de aceptación, en la presente semana, por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador, de iniciar la revisión para actualizar el sistema fiscal mexicano, abre una puerta de oportunidades excepcionales para diseñar una propuesta técnica local, con argumentos razonablemente sólidos, a fin de que Zacatecas sea tratado con justicia por el gobierno de la República, en la entrega de aportaciones y participaciones federales. De paso, eso puede ayudar a poner de pie al modelo federalista del país, que hoy está de cabeza y al revés, como parte de la herencia del régimen político nacional, caracterizado por su tradición centralista.

La coyuntura que se genera con la probable modernización del sistema fiscal, construye hacia Zacatecas, si se sabe aprovechar al máximo, la alternativa histórica para resolver algunos de sus problemas económicos estructurales, entre otros, el del pago de la nómina magisterial y el de la recepción marginal de participaciones federales, si se concreta la modificación de la actual fórmula de distribución de los recursos, producto de la recaudación tributaria nacional.

Por otra parte, el presidente López Obrador se significa, con esta iniciativa, como un político comprometido con la creación de un nuevo modelo de federalismo fiscal, que produzca justicia y equilibrios en el desarrollo entre Estados y regiones geográficas de la República. De un plumazo desmonta, así, los discursos de algunos de sus adversarios que lo han calificado de altamente centralista. Esto los desmiente.

Lo que es cierto, también, es que Zacatecas, por décadas e incluso por siglos, ha sido tratado con injusticia en materia fiscal, no obstante, los grandes aportes que registra al desarrollo nacional y que uno de los precursores del federalismo mexicano, Francisco García Salinas, es de estas tierras.

De los recursos del Fondo General de Participaciones a Estados y Municipios a ejercer en el 2020, Zacatecas sólo recibirá del total, apenas el 0.9%. En cambio, doce (12) entidades, se llevarán en conjunto más del 50 por ciento de los dineros, y son el Estado de México (11%), CDMX (7.9%), Jalisco (5.1%), Veracruz (4.7%), Nuevo León (3.6%), Puebla (3.4%), Guanajuato (3.2%), Chiapas (3.1%), Michoacán (2.5%), Oaxaca (2.2%), Tamaulipas (2.1%) y Guerrero (1.9%).

En Aportaciones para la Nómina Magisterial y Gasto Operativo (FONE), Zacatecas recibirá este año 7 mil 112 millones de pesos, que representan el 1.8% del gasto total nacional. Se necesitan para cubrir sus responsabilidades en este ámbito, al menos dos mil millones de pesos adicionales, para superar el déficit que arrastra en la materia.

Las entidades que mayor cantidad de recursos reciben para el pago de la nómina magisterial, del total de los recursos federalizados, son las siguientes: Estado de México (10%), Veracruz (7.5%), Oaxaca (6%), Guerrero (4.6%), Michoacán (4.6%), Puebla (4.4%) y Tamaulipas (3.3%). (Fuente: SHYCP y SEP).

Este año, la federación distribuirá en el país, en conjunto por concepto de aportaciones económicas, más de 768 mil millones de pesos, y de esos llegarán a Zacatecas sólo 1.6%, del total de los recursos. Seguimos teniendo un trato marginal.

Es evidente que urge la construcción de un nuevo sistema fiscal federal, que atienda con mayor justicia y equidad a las entidades federativas, entre ellas Zacatecas.

 

El modelo fiscal

y su historia

La actual Ley de Coordinación Fiscal Federal entró en vigor en el país en 1978, hace 42 años. En estas cuatro décadas mucho han cambiado los escenarios financieros, económicos y fiscales de México y el mundo.

Hoy en la materia se requieren varias cosas fundamentales: 1).-Modificar la fórmula de distribución a entidades federativas y municipios, de los recursos de la recaudación tributaria nacional, para que se haga con justicia y equidad; 2).-Actualizar las reglas de colaboración entre los integrantes del pacto federal; 3).-Otorgar a los Estados renovadas potestades tributarias, con gravámenes locales. Esto no necesariamente implica mayores impuestos, sino la redistribución de los ya existentes; 4).-Redefinir los mecanismos compensatorios en beneficio de las entidades con bajos índices de desarrollo humano; y 5).-Constituir modernos organismos de coordinación fiscal.

 

Un nuevo pacto fiscal y Zacatecas

En el pasado mes de abril, Jorge Miranda Castro, Secretario de Finanzas del gobierno de Zacatecas, en una de sus comparecencias públicas, abrió el debate al cuestionar al federalismo de cabeza que vive la Nación (por su centralismo asfixiante) y propuso la creación de un nuevo pacto fiscal en la República. Años antes había introducido algunas figuras tributarias innovadoras de carácter ambiental.

Ahora, quizá, el reto que enfrente Jorge Miranda será el integrar una sólida propuesta de nuevo federalismo fiscal y la conformación de un equipo fuerte (con él a la cabeza), que la defienda.

Por lo pronto, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha manifestado su compromiso de iniciar un amplio proceso de revisión del sistema fiscal federal. Será este un logro histórico, de concretarse.


Los comentarios están cerrados.