STAFF / NTRZACATECAS.COM
STAFF / NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS. Como parte del reinicio gradual de actividades educativas tras el fin de la Jornada Nacional de Sana Distancia en el país, el gobierno del estado de Zacatecas emprende un inventario en la biblioteca pública más grande en la entidad, Mauricio Magdaleno, en la capital zacatecana.

Simitrio Quezada, titular de la Coordinación Estatal de Bibliotecas, dependiente de la Secretaría de Educación, manifestó que el último inventario se realizó hace 14 años, en 2006; entonces se registró una existencia de más de 33 mil volúmenes.

“Debemos ser muy realistas: estamos hablando de casi una década y media, y son muchos los libros que aparecen en el catálogo pero no en los libreros. Al inicio del gobierno de Alejandro Tello, en 2016, habíamos ya detectado en tianguis la venta de libros robados de bibliotecas de Zacatecas y Fresnillo”.

Debido a ello, insistió, el objetivo principal del inventario es “dejar de engañarnos” y afrontar las cifras reales del acervo en la biblioteca estatal Mauricio Magdaleno.

Por otro lado, en el mismo centro bibliotecario se emprende también un proceso de descarte, donde los resultados den cuenta de cuántos libros presentan un deterioro irreversible. A puerta cerrada, más de 20 profesionales se enfocan en dichas tareas durante al menos las próximas cuatro semanas.

En tanto, personal especializado adscrito a la Biblioteca Histórica de Colecciones Especiales Elías Amador, ubicada en el museo Pedro Coronel de la capital zacatecana, evalúa condiciones generales y de humedad de su acervo, mismo que data desde el siglo XVI.

También en este centro bibliotecario se emprende inventario de volúmenes, supervisión de procesos de digitalización y estado de libreros, y se da mantenimiento al deshumidificador ahí instalado, mismo que fue adquirido durante esta administración estatal.

 

 


Los comentarios están cerrados.