Alejandra Acuña
Alejandra Acuña

Qué sigue para el turismo después de la crisis

 

Las principales actividades económicas de Zacatecas son la minería, la agricultura y el turismo. Es decir, de éstas depende en su mayoría la generación de recursos económicos para cubrir las necesidades de la población.

Respecto al sector turístico, el estado tiene más de 500 zonas arqueológicas, siendo las más visitadas La Quemada y Altavista; cinco pueblos mágicos Jerez de García Salinas, Teúl de González Ortega, Pinos, Nochistlán de Mejía y Sombrerete; más de 40 museos dedicados a preservar el gran acervo arquitectónico, cultural e histórico del estado que por mencionar algunos están el Museo de Guadalupe, el Museo de la Toma de Zacatecas, el Museo Manuel Felguérez, el Museo Pedro Coronel, el Museo Rafael Coronel, el Museo Zacatecano, entre otros. Como parte de los atractivos turísticos del estado se encuentra el maravilloso Centro histórico de Zacatecas emblemático por su “Rostro de cantera y corazón de plata” que ha cautivado al turismo nacional y extranjero; así mismo, se encuentra el Camino Real de Tierra Adentro, ambos declarados como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

Un estudio presentado por el Sistema Nacional de la información estadística del Sector Turismo de México, reporta que Zacatecas cuenta con más de 300 hoteles en el estado de distintas categorías y más de 8,000 habitaciones contemplando Airbnb; entre restaurantes, cafeterías, centros nocturnos, bares y similares son cerca de 1,500 establecimientos en el estado; más de 70 tiendas de artesanías y con un registro promedio de 1,252,712 turistas nacionales y 35,037 de turistas extranjeros en el último año.

Por lo que entender la complejidad de lo que conlleva el sector turístico poniendo a su disposición un poco de información, pero entendiendo que abarca muchísimo más, pues todo lo que depende de ello es sumamente amplio, y al mismo tiempo angustiante respecto a lo que ha detonado la pandemia, por una parte están los establecimientos que han tenido que cerrar por su salud y la de sus empleados, por otra se encuentran aquellos que al no considerarse actividad básica tuvieron que cerrar, otros cerraron a fin de no generar conglomeraciones; y así por diversas causas siempre priorizando el atender la emergencia, y dejando muchas preguntas al aire respecto a la seguridad de un empleo, el generar un ingreso, la capacidad de operar, etc., por lo que la incertidumbre económica y la falta aún de protocolos oficiales respecto al Sector Turístico está presente.

Sin embargo, siempre que llega una crisis, llegan oportunidades y sobretodo la necesidad de innovar, por lo que un nuevo paradigma respecto al turismo consiste en priorizar el uso de tecnología y el marketing enfocado en generar productos y experiencias adaptadas al nuevo consumidor turístico, pues será clave entender las nuevas conductas de consumo, y para entenderlas es necesario que el sector adopte rápidamente medidas con iniciativas públicas y normativas para garantizar la seguridad, la salubridad de los servicios turísticos, y la confianza del turista; es decir, se requiere del máximo esfuerzo colaborativo por parte de Gobierno y empresas principalmente para que la oferta turística adopte a la brevedad las medidas tendentes a garantizar la sensación de salubridad, serán necesarias las indicaciones y desarrollo de protocolos para que toda la industria dependiente del turismo pueda accionar con inmediatez.

La promoción turística que hace el Gobierno del Estado, deberá dejar de hablar de lo atractiva que puede ser su visita y la belleza del Estado, para hablar más de las medidas adoptadas en restaurantes, hoteles, museos, transportes, tiendas, etc. A fin de garantizar medidas saludables para turistas y locales, necesitamos entender que existe después de esta crisis mundial.


Los comentarios están cerrados.