Luis Ernesto Olvera Rosas
Luis Ernesto Olvera Rosas

La naturaleza descansando y luego…

 

En estos tiempos tan críticos, decesos lamentables se han dado con amigos que nos dejaron honda huella en nuestro paso por la vida.  La de Lorenzo Martínez Gómez, nos llenó de tristeza. Cada año el amigo Carlos Sánchez, un ex SUTIN, nos reúne a convivir; ahí lo veíamos y platicábamos de sus importantes proyectos en aleaciones con materiales en aceros y los análisis en problemas de la metalurgia física, no en balde era un doctor que sí aplicaba sus conocimientos para resolver problemas en la industria, su extraordinaria capacidad científica hizo que mereciera muchas distinciones en la investigación, entre ellas el Premio Nacional de Ciencias y Artes; el Premio de Ciencia y Tecnología de la Organización de Estados Americanos. Recordarlo es un sencillo homenaje al compañero que fue Secretario General del Centro Nuclear en el incipiente nacimiento del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Nuclear (SUTIN), solidario con la lucha de los trabajadores en México y el mundo ¡hasta pronto Lorenzo!

De indignaciones. Después de saber que había una airada reclamación de la senadora panista Alejandra Reynoso por considerar que era víctima de violencia política por la manera en que le respondió el subsecretario de Salud López Gatell, observé toda la comparecencia, aproximadamente seis horas, para saber por qué el enojo. En realidad fue una respuesta muy diplomática o fina de Gatell a la senadora en el debate, en resumen, la senadora Reynoso parecía que no había puesto atención a la contestación que repetidas veces había dado el subsecretario a varios de los miembros del senado

Nada que ver con la misoginia que demostró Gustavo Madero, miembro de su partido, cuando con violencia atacó a la presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos en su juramento ante los senadores. Ahí no puso ninguna objeción la senadora. Si tan preocupada está en la salud, la senadora Reynoso ¿por qué votó en contra del etiquetado frontal en la comida chatarra y refrescos? Causa de la existencia de enfermedades como la obesidad, por consecuencia, la diabetes e hipertensión. Desde la muerte de Carlos Castillo Peraza, un líder del panismo que mostró tener cercanas convicciones democráticas, el partido perdió la dignidad y fue proclive a las mismas acciones que criticó del Revolucionario Institucional.

Diferentes los ataques que ha recibido la secretaria del Trabajo Luisa María Alcalde, por no usar el cubrebocas en un supermercado, en las redes la critican por eso y hasta señalan que tiene el pelo grasoso, digamos, es una hippie en el gabinete. No deben sorprendernos estos ataques para un personaje que está enfrentando a grandes consorcios empresariales para evitar el control de los trabajadores y violación de derechos constitucionales con los outsourcings, y qué decimos de afrontar a las mafias del sindicalismo mexicano, como la dirigencia de Petróleos Mexicanos. Hay grandes diferencias entre la senadora panista y la Secretaria del Trabajo.

No concuerdan los bots de los confabuladores. En la Ciudad de México, unos cien automovilistas del Frente Nacional Anti AMLO, el FRENA, desde sus poderosos corceles y gastando gasolina, que ahora es más barata como prometió López Obrador, se manifestaron sin miedo a infectarse del COVID-19, en desacato a la cuarentena y mostrando  descontento de haber perdido privilegios, esos que dicen los polarizan por las políticas públicas hacia la población pobre beneficiada por el actual gobierno. No quisieron caminar, porque se vería los poquitos que son, además, eso no es para su clase. Ellos, sí creen que México es Venezuela, tratan de imitar al fracasado golpista – hasta hoy- Juan Guaidó Márquez​​, lo penoso, es la falta de espíritu humanitario por tratar de aprovechar la crisis de la pandemia.

Lejos está lo que dicen, por primera vez en decenas de años, un gobierno hace justicia a los que pagamos impuestos de acuerdo con lo que señala la ley, debido a que las grandes empresas, con argucias legales, los gobiernos del PRI y PAN les condonaban impuestos o  permitían no pagarlos.

¿Qué pasa con las empresas que están pagando?

Que ya no tienen que aportar a campañas sucias de los partidos políticos para enriquecer a las familias Fox, Calderón, Peña Nieto y Videgaray. Sus ingresos, seguramente, aliados con ellos, se destinarán a obras que permitan el crecimiento económico de México, con la consecuente riqueza que se generará y que -al menos así vemos- puede ser en beneficio de la sociedad, para disminuir la pobreza y que no se hunda más la clase media.

Los pagos de impuestos que se debían al Servicio de Administración Tributaria (SAT) por empresas como WalMart, por 8 mil 79 millones de pesos; la de Carlos Slim de telecomunicaciones América Móvil por 8 mil 289.9 millones de pesos y en este momento Fomento Económico Mexicano (Femsa), dueña de la cadena de tiendas de conveniencia Oxxo, por otros 8 mil 790 millones de pesos, por supuesto que servirán para la reactivación económica.

Y mientras la naturaleza está descansando de las aberraciones humanas y el problema económico que se avecina a nivel mundial, se entenderá que el mundo ya no será el mismo, nos preguntamos ¿y luego qué?

 

luiserol@hotmail.com

 


Los comentarios están cerrados.