Manuel Ibarra Santos
Manuel Ibarra Santos

La conspiración golpista, AMLO y la sucesión 2021

 

El pueblo de Zacatecas, a través de la historia, ha manifestado su convicción de que la asonada, la dictadura y el golpismo no son la vía que pueda plantear escenarios alternativos de desarrollo para nuestro Estado. Al contrario, ese camino sólo ha traído desgracia, hambre y muerte a esta tierra. Tal vez por ese motivo, aquí se construyó, con ríos de sangre, la tumba de Victoriano Huerta, con la batalla del 23 de junio de 1914.

Están en su derecho quienes se manifestaron en esta capital del Estado en contra de presidente López Obrador. Pero sin duda, están equivocados en el método que utilizan, porque la confrontación radical “golpista”, no es la salida. Esa sólo ha dejado una herencia de violencia destructiva para Zacatecas.

En la batalla de La Toma de Zacatecas de 1914, que marcó el fin de la dictadura huertista y de su actitud golpista que condujo al asesinato de Francisco I. Madero en 1913, nos dejó como saldo, aquí, miles de muertos. Algunas crónicas hablan de más de 10 mil víctimas. Pero eso no fue todo. La estructura productiva se desplomó, la hambruna apareció y los zacatecanos huyeron de su tierra, ante la falta de oportunidades de empleo. Hoy, no es exagerado afirmar, que ese acontecimiento histórico todavía pesa en el porvenir de nuestra entidad.

Es una garantía y un derecho constitucional la manifestación de las ideas en nuestro país. Pero puede resultar irresponsable, criminal y funesta la conspiración golpista, cual quiera que sea la motivación y fuente de origen. Y entonces, es obvio preguntar, ¿para qué sirven los caminos de la democracia electoral, y el respeto a las normas jurídicas? Supongamos que prospera la intentona. Y luego, el paso siguiente sería la tragedia, el precipicio y el abismo, en pleno escenario de la contingencia sanitaria impuesta por la pandemia del COVID-19.

¿Hay condiciones para el golpe militar y/o el golpe blando en México? Para desgracia de quienes lo proponen, no existen las circunstancias para que prospere esta vía. Hay muchas razones, pero menciono sólo cinco:

1).-El presidente AMLO ha consolidado una alianza con los gobernantes de los países más fuertes del planeta, entre ellos Estados Unidos y China; 2).-Ha construido un sólido acuerdo con poderosos grupos financieros globales y nacionales; 3).-Se cuenta en México con un Ejército leal y disciplinado; 4).-Está respaldado con un gran apoyo popular; y 5).-Andrés Manuel López Obrador arribó al poder de la presidencia con la mayor legitimidad en la historia reciente.

Buscar que Zacatecas se coloque en la línea de la conspiración del golpismo fascista, sería el peor de los errores de un gobierno local, porque el que sufriría, definitivamente, sería el pueblo en su conjunto. No hay que apostarle a estirarle la cola al tigre.

Quienes pretender ver débil al presidente, se equivocan. La iniciativa reciente de congelar miles de cuentas bancarias de personas y empresas vinculadas con el crimen organizado, demuestra el poderío de AMLO.

 

El golpe militar

y/o el golpe blando

El golpismo siempre ha implicado la toma del poder de manera repentina y violenta, trasgrediendo las normas jurídicas. Para el mundo de la política, esta categoría conceptual nace en la Francia del siglo XVIII bajo la denominación Coup D’Etat. La connotación actual como “golpe militar”, se consolida en el siglo XIX.

Frente a la metodología del golpe militar, en el siglo XX nace una renovada técnica conspirativa, de acciones no frontales, denominada “golpe blando o suave”, cuyo creador es el politólogo norteamericano Gene Sharp (1928/2018), quien estableció un camino de cinco pasos para su ejecución, que son los siguientes:

1).-Crear un clima de malestar social, mediante el uso de los medios de comunicación social; 2).-Emprender campañas provocadoras de desprestigio en contra de la autoridad; 3).-Impulsar un proceso de manipulación colectiva; 4).-Generar desestabilización e ingobernabilidad social; y 5).-Forzar la renuncia de la autoridad o presidente en turno.

Este método conspirativo es el que han utilizado en la actualidad, algunos grupos y empresarios de la ultra/derecha en México, que han visto afectados sus intereses y privilegios, con la finalidad de presionar al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Dichos grupos de la resistencia política, tienen en los comicios del 2021, una oportunidad extraordinaria, por la vía electoral y jurídica, para quitarle el poder legítimo de AMLO. ¿Lo lograrán?

Los adversarios determinaron acelerar el camino, ante el retorno de AMLO a sus actividades y giras por la república y, eso, los iba a debilitar aún más.

 

La sucesión

Zacatecas 2021

La sucesión gubernamental de Zacatecas del próximo año se librará en este interesante escenario de choque entre fuerzas, grupos, dinastías y mafias políticas.

Para garantizar el principio de gobernabilidad nacional, el presidente López Obrador buscará sumar y construir más aliados en los procesos electorales del 2021. Nadie puede negar que tiene fuerza para lograrlo.


Los comentarios están cerrados.