REFORMA
REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO. La idea de hacer pruebas diagnósticas para detectar COVID-19 de manera generalizada y masiva no tiene fundamento técnico científico apropiado, aseguró Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud.

«(Esa) es la reflexión en el mundo, en las comunidades técnicas sigue siendo la misma que constatamos una y otra vez, y la que hemos planteado aquí, porque nosotros nos basamos en evidencia científica», dijo.

Afirmó que existen ideas un tanto «míticas» de que Corea hizo 200 mil pruebas y por eso controló la pandemia.

«(Por ejemplo), Perú hizo 800 mil diagnósticos positivos, de esos 800 mil diagnósticos, 100 mil estaban basados en la prueba PCR, que es el estándar de oro que ha sugerido la Organización Mundial de la Salud y que se usa en México. El resto, 700 mil, son diagnósticos basados en pruebas rápidas y estas pruebas rápidas tienen una sensibilidad y especificidad, es decir, la probabilidad de detectar correctamente casos positivos y descartar casos negativos, respectivamente, de entre 30 a 50 por ciento.

«Entonces desde luego son diagnósticos que tienen un significado distinto… al que se podría tener en un país que sólo usa PCR para sus diagnósticos».

Dijo que las pruebas tienen su utilidad, pero hay que hacerlas racionalmente.

«Con objetivos claros, para que se encadenen los resultados de las pruebas, ya negativos, ya positivos, a decisiones de salud pública es lo que tiene sentido».

Por: Natalia Vitela Paredes


Los comentarios están cerrados.