STAFF / NTRZACATECAS.COM
STAFF / NTRZACATECAS.COM

Las empresas mineras anunciaron que mantienen sus inversiones en el país y realizan pruebas rápidas entre sus trabajadores, para detectar casos de COVID-19.

Asimismo, se comprometieron con los gobiernos estatales y federal a preservar la salud de las comunidades en las que operan y, al mismo tiempo, respetar los derechos sanitarios, humanos y laborales de los trabajadores de ese sector, que reanudaron sus labores esta semana.

Los gobernadores de Chihuahua, Javier Corral; de Durango, José Rosas Aispuro; de Zacatecas, Alejandro Tello; de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, y de Nuevo León, Jaime Rodríguez, señalaron que será crucial la coordinación de sus administraciones con el gobierno de México para impulsar la reactivación de la economía, sin que se produzcan mayor número de contagios.

Los mandatarios de los principales estados mineros del país subrayaron la importancia de ese sector para la recuperación económica, y establecieron acuerdos muy estrictos con Francisco Quiroga Fernández, subsecretario de Minería de la Secretaría de Economía, para que la reactivación de esa industria, considerada como esencial en la contingencia sanitaria, se efectúe sin afectar a las comunidades en donde realiza actividades.

Quiroga Fernández informó que los proyectos de inversión en la minería están en marcha, no se han suspendido a consecuencia del COVID-19, porque las empresas impulsan horizontes de inversión relativamente largos, de 10 años en promedio, y se efectuarán con una nueva normalidad.

Expuso que los compromisos firmados por el gobierno de México con algunos de los principales estados mineros definen el comportamiento de las empresas privadas y ratifican su compromiso con las comunidades en donde laboran.

Informó que la reactivación de la minería es fundamental, porque el 82 por ciento de los municipios del país en donde opera la minería depende de los apoyos brindados por este sector para hacer frente a la pandemia, mediante la entrega de insumos médicos, como ventiladores, camas y hasta hospitales, entre otros.

Señaló que es el momento de cambiar la imagen pública de la minería, del estigma a la insignia, para que no se le relacione sólo con contaminación ambiental y accidentes, sino con generación de empleos, inversión, pago de impuestos y, en estos momentos, ayuda a combatir la pandemia de COVID-19.

Francisco Quiroga sostuvo que la minería se convertirá en parte de la solución a la pandemia y no en un problema, al impulsar la reactivación económica en condiciones de seguridad sanitaria, e hizo un llamado a los gobernadores a fortalecer una positiva colaboración con el gobierno federal.

Los acuerdos con los gobernadores definen que las empresas mineras se comprometen a nueve puntos fundamentales: dar prioridad a la salud de sus trabajadores; realizar pruebas serológicas; reducir operaciones a sólo las sustanciales y permitir trabajo en casa; uso de equipo de protección desde que el trabajador sale de casa; respetar la sana distancia y desinfectar superficies; proporcionar transporte exclusivo para evitar uso de transporte público; instalar controles sanitarios al ingresar a las empresas; involucrar a las comunidades en la difusión de planes sanitarios, y notificar casos sospechosos de COVID-19.

El gobernador de Zacatecas, Alejandro Tello Cristerna, manifestó que el plan de reactivación de la minería debe ser ordenado, cauteloso, con los estándares de calidad más altos, que implique el respeto a la sana distancia y el establecimiento de controles sanitarios.

Afirmó que la reactivación de la minería permitirá inyectar capital frente a la crisis sanitaria, que ha causado estragos en diversos sectores de la población.


Los comentarios están cerrados.