REFORMA
REFORMA

GUADALAJARA.- Luego de 40 horas de estar presos, los jóvenes que se encontraban detenidos por participar el jueves en la marcha por el caso de Giovanni López fueron liberados.

Cerca de las 16:45 horas, los agentes que los tenían en la Fiscalía del Estado les dijeron que habían cambiado los planes y que ya no los iban a llevar a Puente Grande.

Marcos, de 18 años, recién regresado de la preparatoria, fue detenido en la estación del tren de Plaza Universidad.

«Primero nos dijeron que nos iban a llevar a la penal y ahorita nos dejaron libres. Nos tenían en una celda como de piedra, muy sofocado, apestaba muy feo. Estábamos cuatro en ella», dijo.

«La manera de tratarme (en el Centro) no fue justa porque no opuse fuerza, porque me golpearon los policías cuando me detuvieron».

Pablo Emmanuel, de 20 años, grababa el proceso de las agresiones cuando lo arrestaron en Liceo y Juárez.

«Me llevaron a Palacio de Gobierno, ahí estuvimos alrededor de unas 3 horas hasta que nos trasladaron aquí.

«Yo también soy albañil como Giovanni, igual que al que mataron, y pues no se me hizo justo. Yo también me perreo por 100 pesos al día y pues quise ir a imponer mis derechos también».

Pablo acudió a la manifestación con tres amigos, aunque estos no fueron aprehendidos.

Brandon Giovanni, también de 20 años, quien se dedica a instalar pizarrones, acudió al Centro Histórico luego de salir del trabajo.

«Sí me golpearon, pero no como a otros, yo me hice bolita».

«Yo entre los detenidos no supe de alguien que fuera de otro Estado. De hecho, en la madrugada me acuerdo que (aquí en Fiscalía) se escuchaba hasta el llanto de un muchacho, incluso había un hombre que padecía de una demencia muy avanzada. Ahí vi que no les importa agarrar a los responsables sino a quien sea para que digan que están haciendo su trabajo», relató.

Los tres jóvenes, señalados de daño a la propiedad y ataque a las autoridades, reconocieron que el trato en la Fiscalía fue relativamente bueno.

 

Noé Magallón
Agencia Reforma


Los comentarios están cerrados.