STAFF / NTRZACATECAS.COM
STAFF / NTRZACATECAS.COM

Para evitar la parálisis legislativa durante contingencias provocadas por desastres naturales o por emergencia sanitaria, la senadora Geovanna Bañuelos de la Torre, propuso modificar al Artículo 68 Constitucional para facultar al Congreso de la Unión a realizar sesiones a distancia.

Al fundamentar la iniciativa, la coordinadora del Partido del Trabajo en el Senado de la República destaca que la crisis ocasionada por la pandemia de Covid19 no sólo ha afectado al sistema de salud, la economía nacional y la convivencia social. “En este contexto y ante los retos actuales, es necesario adecuar los procedimientos para la toma de decisiones de política pública”, expone Geovanna Bañuelos.

La pandemia ha obligado a los gobiernos de los países del mundo a tomar medidas para salvaguardar la salud de sus ciudadanos, mismas que van desde la masificación de las pruebas del virus, reforzamiento de la higiene, distanciamiento social e incluso cuarentenas localizadas.

Por sus características, esta enfermedad hace demasiado riesgosa la reunión de grandes grupos de personas en un sólo lugar y se incrementa en espacios cerrados, como los de las oficinas gubernamentales, donde la atención de las demandas sociales, requiere del trabajo y esfuerzo de una gran cantidad de personas.

“Esto, lamentablemente, ha afectado la capacidad para brindar bienes, servicios para el bienestar de la población por parte del Poder Ejecutivo, Poder Legislativo y Judicial del Estado mexicano”, apunta la legisladora.

La senadora por Zacateras recuerda que el Poder Legislativo está considerado como el espacio de discusión de las leyes, pero también como un elemento fundamental para la preservación de la democracia, ya que forma parte de un amplio sistema de controles de muy diversos tipos: jurisdiccionales, políticos y sociales. A este elemento se le conoce como “Control Parlamentario”.

“Ante la tarea vital que ejerce el Poder legislativo se requiere que la legislación existente contenga las previsiones necesarias para asegurar su funcionamiento ante casos de emergencias o contingencias que hagan imposible la reunión de los integrantes de las cámaras en el recinto parlamentario”, resalta.

Por ello, la legisladora propone el uso de nuevas tecnologías e internet para llevar a cabo sesiones del pleno y de comisiones a distancia planteando que para validar su legalidad sea necesaria la participación de tres cuartas partes de sus integrantes.

“Consideramos que a través de las herramientas computacionales y el uso de internet es posible compartir información con muchas personas al mismo tiempo; establecer comunicación, tomar lista de asistencia a los legisladores y verificar la existencia del quórum necesario para llevar a cabo las sesiones; dialogar y debatir de manera ordenada; establecer sistemas de votación que preserven las garantías de certeza y legalidad necesarias para la validez y efectos legales de las determinaciones que se tomen a través del trabajo a distancia”, especifica .

La propuesta fue enviada a las comisiones unidas de Puntos Constitucionales y de Estudios Legislativos, Segunda, para su análisis y posterior dictamen.

 


Los comentarios están cerrados.